Qué tan cierto es que hay que aumentar nuestro consumo calórico durante el invierno

Durante esta época invernal, hay quienes modifican radicalmente su dieta para hacerle frente al frío. ¿Qué tan necesario y recomendable es hacerlo?

Durante el invierno, debido a las bajas temperaturas, es normal que muchos modifiquen sus hábitos alimenticios, dejando a un lado los platillos fríos muy característicos del verano para consumir alimentos un poco más ricos en calorías.

También es cierto que muchos experimentan una serie de antojos de esos alimentos “prohibidos”, como el chocolate, el pan, los cremosos, lo cual también lleva a que se ganen unos cuantos kilos de más durante la temporada invernal.

Algunos justifican que este consumo alimentos con más calorías es necesario para que nuestro cuerpo funcione a la perfección y se mantenga en la temperatura adecuada durante la época de frío. Pero, ¿qué tan cierta es esta teoría?

Elena Pérez Monterio, quien es nutrióloga del Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, indicó que durante el invierno, para que el cuerpo consiga mantener su temperatura corporal, sí deberíamos consumir más calorías.

Sin embargo, esto básicamente no aplica para nuestros tiempos, ya que no permanecemos durante largos periodos de tiempo en el exterior, sufriendo los estragos de las bajas temperaturas, como sí lo hacían nuestros antepasados. Solamente se recomienda para aquellos que sí realizan trabajos prolongados a la intemperie.

La nutrióloga indica que actualmente, la mayoría de las personas, durante el invierno, permanece en espacios interiores que cuentan con calefacción, lo cual ayuda a controlar las temperaturas, así que no es necesario comer de más o consumir productos con gran cantidad de aporte calórico.

Qué sí se necesita aumentar en nuestra dieta durante el invierno

Monteiro indicó que lo que sí hay que modificar durante esta época del año en nuestra alimentación es el incremento de consumo de productos que tengan vitamina D, misma que encontramos en las verduras invernales, las que reconocemos por sus colores llamativos.

También se pueden consumir mayor cantidad de caldos o sopas hechas a base de verduras, las cuales darán esa sensación de confort en la regulación de la temperatura para aquellos que las consumen.

Por Montserrat Arqué

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *