Mecanismos cerebrales que explican porque algunos fumadores no puedan dejar el tabaco

La fortaleza o debilidad de las conexiones del circuito de control de la inhibición del cerebro condicionan la facilidad o dificultad para dejar de fumar Fumar es malo, muy malo, para la salud. Tal es así que dejar el tabaco es, sin lugar a dudas, la mejor medida que puede adoptar cualquier fumador. Pero no resulta fácil. O por lo menos, parece mucho más difícil para algunos fumadores. Y la razón para ello no se explica simplemente por la adición, mayor o menor, a la nicotina. No en vano, fumar un cigarrillo es un comportamiento automatizado que solo puede ser inhibido con la intervención de circuitos cerebrales específicos. Y como

Leer más