Zuckerberg se muestra «orgulloso del progreso» de Facebook en 2018 pese a los escándalos

El fundador de la red social olvida lo grave que han sido estos últimos doce meses en lo que a protección de datos y provacidad se refiere

Mark Zuckerberg, cofundador y consejero delegado de Facebook, ha vivido un 2018 diferente al del resto del mundo. Y es que a juzgar por su tradicional mensaje de fin de año, la perspectiva del joven dista mucho de lo grave que han sido estos últimos doce meses en lo que a protección de datos y provacidad se refiere.

Zuckerberg asegura sentirse «orgulloso del progreso» conseguido en todas las áreas en las que la compañía ha sufrido escándalos en los últimos meses. «En 2018, mi reto personal ha sido centrarme en solucionar algunas de las cosas más importantes que afectan a nuestra comunidad, ya sea prevenir la interferencia electoral, detener el avance del discurso del odio y la información falsa o garantizar que los usuarios tienen control sobre su información», asegura.

«En todas estas áreas, me siento orgulloso del progreso que hemos logrado», indica Zuckerberg, para quien Facebook es hoy una empresa «muy diferente» de la que era en 2016, el año de las elecciones presidenciales en EE.UU. y en el que empezaron las grandes polémicas de la compañía.

En aquella ocasión, la red social fue usada por piratas informáticos rusos para interferir en la campaña electoral a favor del entonces candidato republicano y actual presidente Donald Trump, y desde entonces las controversias relativas a Facebook se han sucedido a un ritmo frenético.

Este año, además, la compañía ha protagonizado el mayor escándalo de la historia de cualquier tecnológica:Cambridge Analytica. En marzo, se reveló que la consultora británica utilizó una aplicación para recopilar millones de datos de usuarios de Facebook sin su consentimiento con fines políticos. « Facebook sabía lo que estaba pasando y no hizo nada», aseguró el exdirector de Cambridge Analytica, Christopher Wylie.

Además, a red social admitió en octubre que sufrió su primer gran «hackeo» en septiembre: 50 millones de cuentas estuvieron en peligro y otras 40 millones en cuarentena. La compañía, sin embargo, no ha aclarado nunca si informó del suceso a los órganos reguladores y autoridades. Y es que, según el RGPD en Europa, toda compañía tiene un plazo máximo de 72 horas para comunicar las brechas de seguridad.

Estos dos casos fueron los más sonados, pero 2018 ha sido un año en el que la plataforma de internet ha sido noticia por uno u otro escándalo casi cada semana. Uno de los escándalos más recientes ha sido la publicación por parte de «The New York Times» de que la jefa de operaciones de la compañía, Sheryl Sandberg, ordenó a sus empleados que investigaran los intereses financieros del magnate George Soros.

Facebook también ha sido recientemente acusada de compartir datos privados de los usuarios con Netflix, Airbnb y Badoo, según una investigación. «The New York Times» también acaba de publicar una investigación en la que asegura que la red social permitió leer los mensajes privados de los usuarios a un centenar de compañías tecnológicas, como Spotify o Amazon.

«Está claro que solucionar estas cuestiones es un reto de más de un año. Pero en todas las áreas que he mencionado hemos establecido planes de varios años para reparar nuestros sistemas y estamos siguiendo esas sendas», apuntó Zuckerberg en su escrito.

El ejecutivo reconoció que en el pasado la empresa no se centró «demasiado» en estos asuntos pese a que ello era «necesario», pero aseguró que ahora son «mucho más proactivos»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *