ZTE Axon M, un extraño «smartphone» de dos pantallas que (casi) se pliegan

La firma china presenta un peculiar móvil de 5.2 pulgadas que se abre como un libro hasta 6.75 pulgadas

Un diseño extraño, casi aberrante, aunque nadie puede criticarle el esfuerzo de innovar. Porque en la industria de la tecnología de consumo siempre se valora lo diferente y el riesgo, máxime a cuando se observa cómo la mayoría de diseños, los más extendidos, en los dispositivos se parecen mucho entre sí.

En los últimos años se ha levantado un tótem que trata de generar un halo de deseo para los futuros móviles, las pantallas plegables y flexibles. Hay proyectos, más o menos avanzados, en los que se prometen paneles que casi se enrollan. Sus aplicaciones son muy interesantes, pero se encuentran, en su mayoría en una fase muy embrionaria, como algunos anuncios de Samsung.

Pero ZTE se ha ido por la tangente con su nuevo Axon M. Ha abierto un nuevo camino que, en parte, recuerda a los clásicos modelos de teléfonos móviles no inteligentes del pasado. Sí, aquellos que se cerraban por su conocida forma de «concha». En la actualidad hay pocos espacios que conquistar ya en un «smartphone». Este año, sin embargo, los principales fabricantes han apostado por reducir los marcos de las pantallas y añadir una doble lente a la cámara.

Por el contrario, la conocida firma china ha presentado este martes este Axon M que llama especialmente la atención por su diseño. Se trata de un «smartphone» que se despliega y revela, gracias a una bisagra especial, una doble pantalla, que permite realizar varias tareas al mismo tiempo. Por esta razón, su vocación es obvia: está enfocado al consumo de entretenimiento.

Con un tamaño de pantalla de 5.2 pulgadas cuando se pliega, el terminal, cuando despliega su segunda pantalla como si fuera un libro, alcanza un tamaño similar al de una tableta (de 6.75 pulgadas y resolución Full HD). Gracias a este concepto se pueden usar, entre otras cosas, dos aplicaciones al mismo tiempo. Esto se traduce en que los usuarios pueden desde ver su serie favorita y mandar mensajes a sus amigos al mismo tiempo. Además, incluye un «modo espejo», con el que reproducir todo el contenido al mismo tiempo en ambas pantallas, como un vídeo o una presentación de PowerPoint.

Bajo el capó del ZTE Axon M se encuentra una serie de características poco revolucionarias y muy comunes. Se trata de un procesador Snapdragon 821 de Qualcomm de cuatro núcleos capaz de circular a una velocidad de 2,15 GHz apoyados por 4 GB de memoria RAM, suficientes, sobre el papel, para rendir bastante bien. En cuanto a capacidad, hablamos de un almacenamiento interno de 64 GB, algo escaso en los tiempos que corren, pero ampliables hasta los 256 GB mediante una tarjeta microSD.

Turno para la cámara, uno de los aspectos en los que más se fijan los consumidores, el dispositivo alberga una única cámara de 20 megapíxeles situada en el cuerpo principal del dispositivo. La cámara puede usarse a su vez como frontal según esté el plegado o desplegado el dispositivo. Como cámara frontal, graba vídeos en hasta calidad 4K a 30 cuadros por segundo.

En lo que respecta a la autonomía, Axon M integra una batería de 3.180 mAh, que promete una duración de hasta 28,7 horas en conversación. Dispone de tecnología de carga rápida, otro de los elementos más interesantes de los últimos años y aspecto clave en la telefonía móvil hoy en día. Gracias a ello, carga el 14% de la batería en diez minutos, el 47% en media hora, aunque el tiempo de carga completa es de unas dos horas. Este terminal llegará muy pronto a China, Japón, Estados Unidos y Europa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *