Youtubers y YouTube, enfrentados por las normas de monetización

Multitud de ‘youtubers’ han alertado contra las nuevas normas de YouTube que deben cumplir los usuarios que queiran monetizar sus vídeos.

Hace un par de semanas saltaban todas las alarmas, decenas de conocidos youtubers de todo el mundo alertaban de un endurecimiento en la aplicación de las normas que aplica YouTube para permitir la monetización de los vídeos. Con esta nueva situación, infinidad de vídeos han comenzado a perder sus anuncios y, en consecuencia, sus autores están viendo reducidos sus ingresos.

En realidad, tal y como explican algunos de los afectados, este sistema, pensado para detectar el «contenido inadecuado para los anunciantes», no es nuevo, pero aseguran que hasta ahora no se había aplicado de forma tan estricta. Por su parte, la plataforma afirma que tan solo se ha mejorado el sistema de avisos por contenido inadecuado.

«El contenido aceptable para YouTube de acuerdo con nuestras políticas no tiene por qué ser apropiado para los anuncios de Google. En las Políticas del Programa de Google encontrarás más información sobre qué vídeos se pueden monetizar. Además, los anunciantes tienen sus propios estándares y requisitos en cuanto al contenido», explica YouTube en una página titulada Directrices de contenido adecuado para anunciantes.

A continuación, la plataforma enumera los contenidos considerados inadecuados:

– Escenas de carácter sugerente, incluidos desnudos parciales y humor verde.
– Violencia, incluidas imágenes de lesiones graves y acontecimientos relacionados con el extremismo violento.
– Lenguaje inapropiado, incluido el acoso, las obscenidades y el lenguaje vulgar.
– Incitación a la venta, el consumo o el abuso de drogas y sustancias reguladas (alcohol y tabaco).
– Acontecimientos y asuntos controvertidos y delicados, como conflictos bélicos o políticos, desastres naturales y tragedias (aunque no aparezcan imágenes explícitas).

El problema de estas directrices, tal y como explican youtubers como alexelcapo o WillyRex es que resultan demasiado vagas y penalizan a algunos vídeos que tal vez no deberían. ¿Quién determina qué es «carácter sugerente» o qué es un «asunto controvertido y delicado»?, ¿qué sucede con los youtubers con canales de sexología?, ¿y aquellos que se dedican a hablar de temas históricos o de actualidad como el nazismo o la actual guerra en Siria? Por supuesto, los youtubers con un humor irreverente están entre los más perjudicados.

Debido a la gran cantidad de contenido que se sube a diario a YouTube, este control no se hace de forma manual sino que está automatizado mediante un algoritmo que detecta palabras o imágenes que se consideran inadecuadas. Cuando el sistema encuentra uno de esos contenidos que considera inapropiado, envía un mensaje al autor para avisarle de que su vídeo no será monetizado. El problema es que, al ser una máquina quien se encarga de esta tarea, a menudo no existe un análisis lógico del contexto.

WillyRex pone un ejemplo muy clarificador. El famoso youtuber relata cómo uno de sus vídeos sobre el vídeojuego Smite fue descartado por YouTube porque en el título aparecía la palabra Isis, nombre de una de las diosas protagonistas del juego pero que ahora se asocia también con la organización terrorista Estado Islámico (siglas en inglés de Islamic State of Iraq and Syria).

Ante esta situación, algunos de los youtubers más conocidos del panorama nacional e internacional no tardaron en protestar contra este sistema de control de contenidos. El Rubius, con más de 20,5 millones de suscriptores, subió un vídeo titulado La nueva CENSURA en Youtube en el que, fiel a su estilo, comienza ironizando sobre el tema, simulando que convertirá su portal en un canal de Minecraft, para acabar desatando su locura habitual.

«Tranquilos, Rubius nunca dejará de subir vídeos aunque no pueda ganar dinero con ello, porque a Rubius le encanta hacer vídeos <3», escribe el youtuber al final del vídeo.

El youtuber Mangel criticó a la plataforma de vídeos a través de Twitter. También Wismichu, que usó un fragmento de un capítulo de Los Simpson para ridiculizar el tono de las normas de YouTube.

Uno de los más críticos ha sido Philip DeFranco, quien logró que YouTube le respondiese a través de Twitter. «YouTube está cerrando mi canal y no sé muy bien qué hacer al respecto», escribió después de que YouTube le alertase de que doce de sus vídeos tenían contenidos inadecuados para anunciantes.

«Parece que YouTube me retirará la mayor parte de la publicidad a partir de ahora. Oh, bien. No voy a autocensusarme», escribió después, a lo que la plataforma respondió: «No se trata de un endurecimiento de las normas sino una mejora en el proceso de notificaciones».

La respuesta de Philip fue grabar un vídeo explicando lo ridículas que son las normas de YouTube para la monetización de vídeos.

Aunque es uno de los youtubers más irreverentes del panorama español, Míster Jägger asegura que de momento no ha recibido avisos por ninguno de sus vídeos.

¿Qué te parecen las «nuevas» normas de YouTube sobre la monetización de vídeos?
Me parece que están tratando de convertir YouTube en una ventana feliz al mundo. Obviamente lo hacen poco a poco, a unos cinco años vista como mínimo. Solo unas pocas normas están pensadas para frenar el acoso o los contenidos engañosos, en cambio, el grueso está pensado para convertir YouTube en una plataforma de vídeos estúpidamente analgésicos, no vaya a ser que alguien se tope con algo que le haga despertar el sentido crítico. Y han ido a dar donde saben que más duele: el bolsillo de los creadores. Ya tardaban en usar el dinero en contra de los youtubers.

¿Temes que te afecte?
Tengo la suerte (buena o mala) de que los ingresos que me aportan las visitas se reducen a una propina comparado con los trabajos que me han salido a raíz de la visibilidad de la plataforma, por lo que se trataría de un daño menor. Yo voy a seguir haciendo lo mío, así que posiblemente hasta me beneficie que se agranden las diferencias entre mi contenido y el de los que agachen la cabeza.

¿Crees que echarán marcha atrás después de las críticas?
No. Nunca les he visto rectificar ante nada que hayan hecho. Como digo, esto es solo un pequeño apretón en una cadena de cambios que irán haciendo para transformar la plataforma en un aislamiento de alegría, por muy alejada que esté del mundo real. Nos quieren tontitos y sonriendo.

El joven Widler Soldier es un youtuber con más de 100.000 suscriptores que hace contenido de humor y entretenimiento tales como retos y vídeos con cámaras ocultas.

¿Qué te parecen las «nuevas» normas de YouTube sobre la monetización de vídeos?
Me parece que YouTube ha tomado una decisión arriesgada al limitar la monetización del contenido de los usuarios, ya que estos se verán obligados, si quieren seguir monetizando sus vídeos, a cambiar su contenido o su forma de expresarse. Sin embargo, entiendo que haya empresas que no quieran relacionar sus productos con ciertos vídeos y que por ello YouTube prohíba su monetización, ya que no son apropiados ni adecuados para cierto tipo de público o porque no tienen relación con el producto. El problema está en que al ser un tipo de «filtro» y no una persona el que decide que vídeo es apto o no, muchos youtubers se pueden ver afectados, y vídeos que se hicieron para entretener, educar o informar, pueden acabar siendo considerados inadecuados y por tanto, perder esa monetización. Es decir, que con esta nueva normativa YouTube trata por igual a los usuarios, sin diferenciar la intención con la que se crea el contenido y esto puede dar lugar a errores.

¿Temes que te afecte?
¡Por supuesto! Mi canal se basa en un «trolleo» constante. Con mis bromas siempre intento sacar lo peor de las personas (en el sentido cómico, por supuesto). ¡Me gusta llevarlos al extremo para poder conseguir una reacción épica! Eso supone que aparezcan insultos, amenazas y alguna que otra «agresión». Vamos, todo lo que YouTube está penalizando. Aunque estoy intentando adecuar un poquito más mis vídeos, no dejaré de hacer lo que me gusta, únicamente porque a YouTube no le parezca correcto. Empecé por diversión y así seguiré. Para mí lo importante es el contenido y mis seguidores, no el hecho de ganar dinero con ello.

¿Crees que echarán marcha atrás después de las críticas?
No creo que YouTube se eche atrás, pero si quiere seguir siendo la plataforma número uno de vídeos, va a tener que ser un poco permisivo o analizar detalladamente cada vídeo, porque si no muchos usuarios que ahora mismo viven de las visitas que generan sus vídeos se verán obligados a dedicarle menos tiempo o incluso a abandonar Youtube por otras plataformas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.