Ventura genera el infortunio para los Marlins ante los Reales

Andrew Cashner pensó que con su mejor esfuerzo le alcanzaría para frenar a unos Reales más calientes que un volcán en erupción, pero no pudo esconder la frustración cuando la prensa fue hablar con él tras la derrota.

“Hombre, uno de esos juegos sin margen de error’’, alcanzó a balbucear el derecho tras ver cómo Kansas City le ganaba la noche del martes a los Marlins 1-0 en el inicio de una serie que puede definir el rumbo de ambos clubes rumbo a los playoffs.

Ciertamente, no puede haber margen para el error cuando el lanzador rival toca las 101 millas de velocidad y hace que 18,209 aficionados contengan el aliento.

Durante cinco entradas, Cashner estuvo inmenso en la contención de los campeones vigentes de las Grandes Ligas y, en sentido general lanzó para ganar, para darle a Miami una ilusión.

Pero cuando Lorenzo Caín disparó un sencillo que remolcó la única de los Reales, algo por dentro le decía a Cashner que nada podría alterar el curso de un juego que tuvo un amo de principio a fin: Yordano Ventura.

El dominicano ha sido un símbolo de la resurreción de Kansas City, que ha vencido en las últimas cinco aperturas de su as y ha sido motor para los nueve triunfos en fila de la organización.

“Nuestro lanzador estuvo bien, él de ellos estuvo bien, un choque muy cerrado’’, expresó el manager Don Mattingly. “Tuvimos muy pocas oportunidades de hacer algo. Y esas no las aprovechamos’’.

Con una recta sostenida en las 97, 98 y hasta las 101 millas por hora, Ventura mantuvo en su puño cerrado una ofensiva huérfana, que no acaba de recibir malas noticias y ahora mismo carece de un verdadero slugger.

Poco antes del inicio del juego los peces colocaban en la lista de inhabilitados de 15 días a Derek Dietrich y traspasaban a la de 60 días a Justin Bour, lo que indica claramente la lejanía de su recuperación.

Con Dietrich son seis los jugadores de Miami fuera de acción, pero no cabe duda que las ausencias de hombres como él, Bour y Giancarlo Stanton debilitan un ataque que con ellos no era de los mejores generando carreras.

A eso súmele que Marcell Ozuna tuvo que abandonar el juego por una emergencia familiar.

De la manera en que se presentó Ventura -con seis hits permitidos en seis entradas-, probablemente ni con ellos en la alineación se hubiera visto una diferencia notable, aunque al menos inspiraban algo más de respeto.

“No pudimos hacer nada ofensivamente’’, apuntó Christian Yelich. “Terminamos en la parte peor de la ecuación’’.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *