Tomar té caliente todos los días reduce el riesgo de glaucoma

Sin embargo, el café caliente, el té helado y los refrescos no parecen hacer tener ninguna incidencia, segura un estudio que publica «British Journal of Ophthalmology».

Beber una taza de té caliente, al menos una vez al día, puede estar relacionado con un riesgo significativamente menor de desarrollar glaucoma, una enfermedad ocular grave, sugiere un estudio que se publica en «British Journal of Ophthalmology» y realizado, lógicamente, en la Universidad de California (EE.UU.). El informe añade que, desafortunadamente, el café, descafeinado y con cafeína, té descafeinado, té helado y refrescos no parecen tener ningún efecto.

Cerca de un millón de españoles padece glaucoma, conjunto de hasta 60 enfermedades oculares que conllevan a la ceguera por una degeneración progresiva del nervio óptico. De hecho, el glaucoma constituye a día de hoy la primera causa de ceguera irreversible en todo el mundo. El glaucoma provoca la acumulación de presión dentro del ojo (presión intraocular) y daña el nervio óptico. Actualmente afecta a 57,5 millones de personas y se espera que aumente a 65,5 millones para 2020.

Investigaciones previas había sugerido que la cafeína puede alterar la presión intraocular, pero ningún estudio hasta ahora había comparado el impacto potencial de las bebidas descafeinadas y con cafeína sobre el riesgo de glaucoma.

Los investigadores de la Universidad de California analizaron los datos de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición 2005-2006 (NHANES) en EE.UU., una encuesta anual representativa a nivel nacional de alrededor de 10.000 personas que incluye entrevistas, exámenes físicos y muestras de sangre, diseñados para valorar la salud y el estado nutricional de adultos y niños estadounidenses.

En este año en particular, también incluyó exámenes oculares para glaucoma. De los 1.678 participantes de los que se obtuvieron los resultados completos de la prueba ocular, incluidas fotos, el 84 (5%) desarrolló glaucoma.

A todos los participantes se les preguntó con qué frecuencia y qué cantidad de bebidas con cafeína y descafeinadas habían consumido, incluidos refrescos y té helado, durante los últimos 12 meses.

Y los resultados mostraron que en comparación con aquellos que no bebían té caliente todos los días, los que sí lo hicieron tenían un menor riesgo de glaucoma.

Después de tener en cuenta los factores potencialmente influyentes, como la diabetes y el tabaquismo, los bebedores de té caliente tenían un 74% menos de probabilidades de padecer glaucoma.

Sin embargo los investigadores advierten que se trata de un estudio observacional y no se pueden sacar conclusiones firmes sobre causa y efecto, y que además las cifras absolutas de aquellos con glaucoma fueron pequeñas.

La encuesta tampoco preguntó sobre factores como el tamaño de la taza, el tipo de té o la duración del tiempo de elaboración de la té, todos los cuales pudieron haber sido influido en los resultados.

El té contiene antioxidantes y químicos antiinflamatorios y neuroprotectores que se han asociado con un menor riesgo de afecciones graves, como enfermedades del corazón, cáncer y diabetes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *