Tinder «sorpresa», chollos de segunda mano o extraños correos: las «ciberestafas» más peligrosas del verano

Los criminales no descansan ni en vacaciones y aprovechan aplicaciones que utilizamos de forma común para intentar sacar provecho

Con la llegada del verano, las costumbres se relajan, también en materia de seguridad. Y nuestros inseparables compañeros los teléfonos inteligentes, pueden convertirse en una puerta abierta hacia nuestra intimidad sin que sea necesario descargarse aplicaciones sospechosas o acceder a webs poco recomendables. «Apps» cotidianas pueden convertirse en la entrada hacia un daño que puede ser, incluso irreparable.

Por ello, las diferentes compañías en ciberseguridad alertan sobre la necesidad de estar atentos también durante estas fechas. Aplicaciones para ligar, plataformas de segunda mano o correos electrónicos que piden información privada son algunos de los terrenos peligrosos por los que puede llegar el «susto», tal y como alertan desde Panda Security. «Cuando ya tenemos ‘el chip’ mental en la playa nos empieza a embargar una sensación de optimismo que nos hace bajar las defensas. Esto nos hace más fáciles de engañar con timos online, principalmente en apps que tenemos en el móvil o la tablet», advierte Hervé Lambert, Global Consumer Operations Manager de la compañía.

El amor en tiempos de ciberdelincuencia

Desde la firma de ciberseguridad alertan que se extienden los timos a través de las «apps» para ligar. Esto se hace a través de funcionalidades que permiten establecer una geolocalización distinta a la real, como en Tinder. De este modo, el usuario puede entablar amistades con personas en ciudades a las que va a viajar antes de haber llegado. Sin embargo, existe un riesgo importante: «Al igual que con cualquier red social cuya finalidad es conocer en la vida real a otras personas, los riesgos de secuestro, robo o extorsión aumentan cuando se “desvirtualiza” a alguien en otro país», alertan.

Aunque la principal recomendación es conocer a esas personas en lugares públicos, hay que desconfiar también de quienes tienen demasiado interés en invitarnos a su casa u otro lugar más apartado. Hay redes de delincuentes que ponen en contacto a personas muy atractivas con sus víctimas para hacerles creer que han ligado. «Cuando el romance va a tornar en algo más ‘íntimo’, los delincuentes drogan a sus víctimas para robarles absolutamente todo lo que tengan encima», señalan desde Panda.

Chollos de segunda mano que no lo son tanto

Durante el verano tendemos a buscar y vender muchos productos de segunda mano en apps como Vibbo o Wallapop. Gadgets para ir a la playa, material deportivo, maletas, libros sobre turismo o para el curso que viene, y un larguísimo etcétera de objetos que buscamos casi a diario en estas apps antes de irnos de vacaciones. Es decir, el número de personas que navega en estas apps aumenta mucho en estos días. Algo que los cibercriminales pueden aprovechar para hacer, literalmente «el agosto».

Para prevenir timos de este tipo, es necesario seguir ciertas normas de seguridad como evitar los pagos por adelantado, salvo que se puedan realizar a través de métodos seguros, como la plataforma Paypal o contrarreembolso, aunque lo más recomendable son las transacciones en persona. Aún así, es muy positivo cuidar la seguridad de tus dispositivos y contraseñas y mantener todas las comunicaciones deben realizarse a través de la mensajería interna de las plataformas.

Emails que preguntan horarios

Otra de las técnicas más comunes durante el verano son las llamadas y los mails de supuestas operadoras de telefonía o de compañías del gas que piden confirmación para una revisión rutinaria. «Es recomendable desconfiar. Para evitar disgustos, fíjate en la dirección web, en la redacción del texto y en el diseño del email», alertan desde Panda, que insta a fijarse en los logotipos y el aspecto de las páginas web donde hay que indicar la hora y día del supuesto encuentro.

Wifis abiertas, más que una tentación

Cuando estamos de viaje, está la tentación de conectarnos a redes Wifi gratuitas en aeropuertos, restaurantes, centros comerciales u hoteles. Sin embargo, hay que desconfiar de aquellas que están en abierto y que no piden ninguna contraseña, ya que cualquier ciberdelincuente podría crear una red wifi y darle el nombre del lugar en el que estamos. Así de fácil obtendrían acceso a toda nuestra información, incluidos datos personales, contraseñas e incluso información bancaria.

«La forma más segura de conectarse a una red pública es hacerlo por medio de una red privada virtual o VPN (por sus siglas en inglés Virtual Private Network). De esta forma toda la información que se transmita a Internet estará codificada y nadie tendrá acceso a ella», explican desde Panda.

Siguiendo estos simples consejos, te asegurarás de no llevarte ningún «cibersusto» en verano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *