Si estás perdiendo peso, esta es la mejor comida rápida que puedes tomar

Por regla general, cuanto más rica y sabrosa es una comida, más insana es. Pero podemos elegir las opciones más saludables y tomarlas con moderación

Vaya por delante una verdad universal: la comida rápida no es la solución a nuestros problemas. Aun así, como todo en esta vida, vivimos en un mundo consumista donde la rápidez es muy importante para que podamos seguir funcionando en esta gran maquinaria en la que nos hallamos inmersos. Cuanto más rica nos parece una comida más probable es que sea perjudicial para nuestra salud. Así están las cosas.

Sin embargo, con moderación, como todo en esta vida, la comida rápida también puede ser una opción, incluso en el hogar. Pueden elegirse platos fáciles de hacer en casa, que siempre serán una opción más saludable que la del restaurante. Elijas lo que elijas, aquí van algunas ideas para no saltarte la dieta baja en carbohidratos.

Comida mexicana

Ándale, a todos nos gustan los burritos tex-mex y los tacos. Pero si tienes que elegir algo un poco más sano, nuestro consejo es que te decantes por unas fajitas en las que prime el color verde. ¿Lo ideal? Tomate partido, lechuga, queso y mucho guacamole. Es decisión tuya si prefieres pollo o carne. Prescinde del arroz o los clásicos frijoles que puedes encontrar en, por ejemplo, los burritos que ya vienen hechos.

Si tu pareja o amigos tienen muchas ganas de cenar en ese mexicano que han abierto nuevo y no vas a poder escapar, decántate por los nachos con guacamole o las fajitas mejor que por las opciones tex-mex.

Hamburguesa

No nacimos ayer y sabemos de sobra que la hamburguesa enorme con refresco y patatas no es la opción ideal para aquellos que están intentando perder peso, pero hay algunos trucos que pueden ayudar. Por ejemplo, presciende del pan. Cuanto más básica sea tu hamburguesa (por ejemplo, puedes dejar el queso a un lado), mejor. Las patatas tampoco son el mejor ayudante, porque pueden tener hasta 430 calorías.

Si preparas la hamburguesa en casa, mucho mejor. Pasa del pan y añade pepinillos, lechuga y tomate. Nada como en casa.

¿Qué ensalada elijo?

Déjate de salsas. A veces, confesémoslo, vamos a un restaurante de comida rápida y se nos antoja una ensalada, pero no sabemos muy bien por cuál decantarnos. La mejor opción, y no muy difícil de preparar, es una ensalada de pechuga de pollo al horno (o, en su defecto, pavo) con aderezo de vinagreta. Esta última tiene proteína magra, que también es baja en grasas saturadas.

¿Quieres algo más? El nutricionista John Cooper señala en ‘Prevention’: esta ensalada es ideal si pones una gran cantidad de verduras y agregas una porción de queso o aguacate.

El sabor de Oriente

Con una simple búsqueda en internet encontraremos mil páginas que tratan de responder a la pregunta: “¿Por qué los asiáticos están tan delgados?” Es un hecho. Como la base de su alimento es el arroz y esto trata de recetas bajas en carbohidratos, lo justo es que te decantes por el chop suey casero, muy fácil de hacer y además buenísimo. Con tiras de pollo, pimiento rojo y verde y cebolla comerás algo muy sano que puedes rociar con un poco de soja.

Corea es otro país con una gastronomía por descubrir. Ellos suelen decantarse por la barbacoa coreana, y nosotros podemos imitarla de manera fácil: cocina un filete de carne en tiras y después envuélvelo en lechuga. Añádele algunas gotas de salsa con precaución (la de ostra, por ejemplo) y tendrás el sabor oriental en tu casa. Si quieres ir a un restaurante puedes elegir el kimchi, preparación fermentada de origen coreano confeccionada a base de vegetales sazonados con diferentes especias.

De la misma manera, la comida india no tiene por qué ser perjudicial, pues lleva ingredientes sanos como la carne, las verduras, el ajo o el jengibre, el problema (como con la comida asiática) son las salsas: prescinde de ellas en lo posible y no elijas la opción con pan o arroz, mejor decántate por la verdura.

Pizza

No todo en Italia es pasta y pizza, hay que tenerlo en cuenta. Si te decantas por la opción pizzera, lo ideal es que añadas ingredientes sanos (pimientos, cebolla, champiñones, espinacas…), incluso la temida piña puede darte juego. Pueden aumentar el contenido de fibra para ayudar a neutralizar el exceso de azúcar, y, además, contienen antioxidantes sanos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *