Según estudio las comidas ultraprocesadas aceleran tus posibilidades de morir joven

Cada vez que comemos un 10 por ciento más de este tipo de preparados aumentamos un 14 por ciento nuestras probabilidades de muerte prematura

«Los alimentos ultraprocesados ​​se fabrican industrialmente a partir de múltiples ingredientes que generalmente incluyen aditivos utilizados con fines tecnológicos y / o cosméticos». Lo dicen los autores de un estudio que se ha publicado este lunes en la revista JAMA Internal Medicine y que demostraría la relación entre este tipo de alimentación y los riesgos de muerte prematura.

El estudio está liderado por investigadores franceses y pone el foco sobre el aumento del consumo de este tipo de comida en las últimas décadas. Explican que «los alimentos ultraprocesados ​​se consumen principalmente en forma de bocadillos, postres o comidas listas para comer» y la comida rápida es el máximo exponente de este tipo de alimentación.

Los resultados son alarmantes: los científicos aseguran que un aumento del 10 por ciento en el consumo de alimentos ultraprocesados está asociado a tener un 14 por ciento más de posibilidades de morir antes de tiempo.

Cifras alarmantes

Ese 10 por ciento puede parecer mucho en varios países las cifras ya son alarmantemente altas. Otro estudio publicado recientemente revelaba que más del 60 por ciento de los alimentos que se consumen tanto en Estados Unidos como en Canadá y el Reino Unido proceden de ultraprocesados y provocan obesidad, cáncer y aumento de la presión arterial.

Por eso, entender este nuevo estudio es tan importante: durante dos años, casi 45.000 franceses mayores de 45 años han enviado periódicamente una lista de todas sus comidas, además de responder varios cuestionarios y someterse a diversas analíticas. La edad media de los participantes fue de 57 años y más del 70 por ciento de ellos eran mujeres.

Los resultados revelan que los alimentos ultraprocesados suponen más del 14% del total de los alimentos consumidos y casi el 30% del total de calorías ingeridas. Los investigadores identificaron el consumo de este tipo de productos con personas jóvenes, con menores ingresos y menor nivel educativo. El perfil medio también asoció al consumidor de estos alimentos con personas que vivían solas y que apenas hacían actividad física.

Durante los dos años que duró el estudio murieron 602 participantes. Los investigadores ajustaron los datos introduciendo factores como el tabaquismo y determinaron que cada 10 por ciento que crece este tipo de alimentación, las personas tienen un 14% más de riesgo de sufrir una muerte prematura.

Leer los envases

Los expertos aconsejan leer los envases para saber lo que estamos comiendo. En declaraciones a la CNN, Nurgul Fitzgerald, profesora asociada de la Universidad Estatal de New Jersey, explica por qué comemos este tipo de alimentos: “Vivimos en un mundo veloz y la gente busca soluciones a medida. Siempre tenemos prisa por lo que se buscan soluciones rápidas, la comida rápida».

Fitzgerald explica que «algunos factores pueden ser más o menos dañinos que otros”, pero para solucionar el problema aconseja buscar la lista de ingredientes en los productos que compramos en el supermercado: “¿Entiendes todos los ingredientes que hay en tus alimentos? Compra sólo productos con la menor cantidad de ingredientes y que entiendas qué son».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *