Roger Federer encara en Australia la ‘final vintage’

Desaparecido de las pistas seis meses, Roger Federer ha reaparecido a lo grande para volver a estar en una final de Grand Slam, la sexta en Australia, en busca de su 18º gran título, tras deshacerse de Stan Wawrinka por 7-5, 6-3, 1-6, 4-6 y 6-3, con un tenis que recordaba al de los mejores tiempos del suizo, a pesar de sus 35 años.

Rápido, efectivo y sólido, Federer no ha dejado escapar una oportunidad que ni soñaba cuando, en julio del pasado año tras caer en semifinales de Wimbledon ante Milos Raonic, optó por abandonar el circuito para recuperarse de su operación en la rodilla, sufrida precisamente en Melbourne, un dia después de perder las semifinales ante Novak Djokovic. La final ‘vintage’ que veremos en el torneo femenino con las hermanas Wiliams, también podría producirse en eel torneeo masculino si Rafael Nadal supera este viernes a Grigor Dimitrov.

Los dos conocían sus golpes de memoria, su movimientos sobre la pista como si fueran hermanos. Federer, el mayor, casi siempre ha impuesto su superioridad (18-3), Wawrinka, el pequeño, a la sombra del supercampeón no empezó a salir de la protección hasta hace tres años cuando ganó su primer Grand Slam en Australia en el 2015, en ese tiempo Federer ya llevaba conquistados 17, aunque el último queda ya lejos, en Wimbledon del 2012.

El nuevo encuentro entre Federer y Wawrinka era muy especial para los dos. Federer buscaba una final de Grand Slam, la 28ª que se le había escapado en los últimos años. Wawrinka acabar con el dominio de su hermano mayor y jugar su segunda final de Grand Slam consecutiva tras ganar el año pasado el Abierto de Estados Unidos.

En contra tenía unas estadísticas muy negativas. Federer solo había perdido un partido (Roland Garros, 2015) de los que había jugado con Wawrinka en Grand Slam y en pistas rápidas dominaba a su hermano pequeño por 13-0. Wawrinka debía hablarle de tú a tú a Federer si quería salir de la Rod Laver Arena como ganador. En el primer set el exnúmero 1 ha tenido las primeras ocasiones de ‘break (0-40) con 2-1 a su favor, Wawrinka lo ha salvado y en el siguiente juego la oportunidad ha sido suya (15-40), pero tampoco ha podido concretarlo. Demasiado precavido. Después se ha mantenido la igualdad ( 5-5) hasta que Federer ha logrado el ‘break’ y el primer set. En el segundo se ha mantenido la tónica. Federer controlaba el juego sin muchas dificultades y Wawrinka no encontraba la manera de sorprenderle. Así ha vuelto a romper para adelantarse 4-2 y 5-3, certificando el segundo set en blanco en apenas media hora. Con el partido cuesta arriba Wawrinka, que había destrozado una raqueta desesperado y parecía hundido, ha conseguido apuntarse con gran facilidad el tercer set con una reacción inesperada, cediendo solo un juego, después de parar el partido para ser atendido en los vestuarios.Un cambio inesperado. Wawrinka ha roto de salida el saque de Federer en el cuarto aunque el exnúmero 1 lo ha recuperado al siguiente (1-1). La igualdad se ha mantenido hasta que Wawrinka ha vuelto a romper (4-5) para ganarse el derecho a un quinto set. Un golpe de efecto inesperado. Un cara o cruz que se ha decantado del lado de Federer. Cinco sets que le pueden pasar factura en la final al número 17 mundial que, tras salvar dos ‘break point’ para Wawrinka , finalmente ha aprovechado el suyo (4-2) para tomar una ventaja que ya no ha dejado escapar y apuntarse en blanco el último juego en 3 horas y 5 minutos. La penúltima gran proeza del incombustible Federer.

«Nunca había soñado que pudiera estar el domingo en la final de Australia. Todo ha ido muy rápido», admitía Federer a Jim Courier que le preguntaba por esa ansiada final ‘vintage’ que puede darse en Melbourne si el viernes Nadal gana al búlgaro Grigor Dimitrov. «Ninguno de los dos podíamos creer cuando estábamos fuera del circuito por las lesiones nos encontramos hace unos meses en Manacor (Federer acudió a la inauguración de la academia de Nadal). Si volvemos a enfrentarnos aquí será genial».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.