Remedios caseros para tratar el dolor en el tendón de Aquiles

Los movimientos bruscos del pie pueden causar dolor en el tendón de Aquiles

El tendón de Aquiles conecta los músculos de la pantorrilla con el hueso del talón, y funciona para saltar, correr, caminar o colocar los pies en puntas.

Cuando se ejerce sobrecarga en él o se realiza alguna actividad física sin calentamiento previo, lo más probable es que se produzca una tendinitis del tendón de Aquiles, que también es conocida como tendinitis aquílea.

Según Daniela Echeverri en una nota para la web mejorconsalud.com, las lesiones que sufre el talón de Aquiles no son todas iguales, por lo que debes visitar a un especialista para tratarla, y luego combinar ese tratamiento con los remedios caseros que te recomendamos a continuación.

1. Aceite de ricino y aceite de oliva

Con 5 cucharadas de aceite de ricino y 3 cucharadas de aceite de oliva, podrás obtener una terapia contra la tendinitis para disminuir la inflamación, el dolor y la rigidez.

Combina estos aceites y calienta durante 20 segundos en el microondas. Cuando su temperatura sea tibia, frota en la zona afectada y deja actuar. Repite al menos 2 veces al día.

2. Sal gruesa y vinagre

Este es un método relajante que puede disminuir la inflamación del tendón de Aquiles.

Con 125 ml de vinagre de manzana y 45 g de sal gruesa, que mezclarás en 750 ml de agua tibia, sumerge tus pies en un recipiente.

Deja actuar por 20 minutos y seca cuidadosamente. Este remedio puedes aplicarlo todos los días.

3. Jengibre

El jengibre es un poderoso antiinflamatorio natural que te ayudará con el dolor y la hinchazón de la tendinitis.

Vierte 1 cucharadita de jengibre en 250 ml de agua hirviendo y tápalo. Déjalo reposar por 10 minutos. Cuela y toma esta infusión 2 o 3 veces al día.

4. Cúrcuma

La cúrcuma, al igual que el jengibre, es antiinflamatoria, pero también funciona como analgésico. Mezcla agua con 3 cucharadas de cúrcuma en polvo, hasta obtener una pasta espesa.

Aplica sobre la tendinitis y cubre con un vendaje. Déjalo actuar durante toda la noche, y retíralo en la mañana.

5. Aloe vera y aceite de menta

Este remedio casero mejora la movilidad del tendón y disminuye la irritación.

Combina 5 cucharadas de gel de aloe vera y 1 cucharadita de aceite de menta. Extiende esta mezcla sobre la zona afectada, y cubre con un vendaje.

La tendinitis aquílea puede ser muy dolorosa, así que de seguro estos métodos te caerán muy bien para aliviar el malestar en el tendón lo antes posible. Sin embargo, consulta a tu médico sobre la gravedad de tu padecimiento antes de iniciar cualquier tratamiento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *