¿Qué comer para prevenir una trombosis en las venas?

Concentrarse en ciertos alimentos y mantenerte alejado de otros, puede ayudarte en la prevención de la trombosis y disminuir el riesgo de peligrosos coágulos de sangre

Un paso para prevenir la trombosis y disminuir el riesgo de coágulos en la sangre es ajustar tu alimentación. Incluir en tu dieta alimentos que ayudan a disminuir la inflamación, así como evitar aquellos que promueven enfermedades que impiden que la sangre se mueva y coagule correctamente.

La trombosis o tromboembolismo venoso ocurre cuando se forman coágulos de sangre en el interior de las venas. Una trombosis venosa profunda curre cuando se forma un coágulo de sangre en una vena profunda, generalmente en la parte inferior de la pierna, el muslo o la pelvis. Una embolia pulmonar ocurre cuando un coágulo se desprende y viaja a través del torrente sanguíneo hasta los pulmones.

La trombosis puede restringir o bloquear el flujo sanguíneo y el oxígeno, lo que puede dañar los tejidos u órganos del cuerpo. Si un coágulo de sangre es grande o hay muchos coágulos, una embolia pulmonar puede causar la muerte, según explica Instituto Nacional del Corazón, Pulmón y Sangre.

Qué comer para prevenir la trombosis

Hay alimentos que como parte de una dieta saludable ayudan a controlar la inflamación y la presión arterial, dos cosas que afectan las posibilidades de desarrollar un coágulo.

Además, controlar el peso es un factor importante, ya que el sobrepeso o la obesidad ejercen una presión adicional sobre las venas de la pelvis y las piernas, lo cual aumenta las posibilidades de una trombosis, señala WebMD.

Entre alimentos a incluir en tu dieta se encuentran

Pescado graso

Los pescados grasos, especialmente el salmón y las sardinas son excelentes fuentes de omega-3. Las grasas omega-3 contribuyen en la producción de hormonas que regulan la coagulación sanguínea, la contracción y relajación de las paredes arteriales y la inflamación. De acuerdo a la Fuente de Nutrición de Harvard, estas grasas reducen la presión arterial, mejoran la función de los vasos sanguíneos, y en dosis más altas, reducen los triglicéridos y pueden aliviar la inflamación.

La Asociación Americana del Corazón recomienda comer 2 porciones de pescado (especialmente pescado graso) por semana. Una porción equivale a 3.5 onzas.

Uvas, moras y fresas

Investigaciones refieren que los polifenoles de la uva cuyos efectos son antioxidantes y antiinflamatorios contribuyen a contrarrestar la acumulación de placa en las arterias, a una disminución de la presión arterial e inhibición de la agregación plaquetaria. Las moras y las fresas son ricas en flavonoides llamados antocianinas, antioxidantes con efectos antiinflamatorios que favorecen la salud cardiovascular.

Cereales integrales

Comer granos enteros en lugar de refinados puede reducir el riesgo de enfermedad cardiovascular.

Comer 2.5 porciones o más de alimentos integrales a la semana puede dismunuir un 21% la probabilidad de enfermedad cardiovascular en comparación con los que comen menos de 2 porciones a la semana según un metaanálisis de siete estudios.

Nueces

Comer cinco porciones de 28 gramos de nueces por semana puede reducir tu riesgo de enfermedad cardiovascular. Las nueces son ricas en arginina, un aminoácido necesario para producir una molécula llamada óxido nítrico que relaja los vasos sanguíneos constreñidos y facilita el flujo sanguíneo, según comparte la Escuela de Salud Pública de Harvard.

Además, las nueces también contienen vitamina E, ácido fólico, potasio, fibra y otros nutrientes saludables.

Frijoles

Las legumbres contienen varios componentes como la fibra, el ácido fólico y los fitoquímicos que cuando se consumen como parte de una dieta balanceada rica en plantas, pueden ayudar a prevenir el desarrollo de enfermedad cardiovascular.

Grasas saludables como aceite de oliva

Las grasas insaturadas o grasas buenas, se consideran grasas beneficiosas porque pueden mejorar los niveles de colesterol en sangre, aliviar la inflamación y reducir el riesgo de enfermedades cardíacas.

Chocolate oscuro

Si deseas un postre. El consumo moderado de chocolate oscuro es una opción saludable. El cacao es rico en flavonoides. Sustancias químicas vegetales que ayudan a relajar los vasos sanguíneos y mejorar el flujo sanguíneo.

Alimentos con vitamina K

La vitamina K es un nutriente importante para la coagulación de la sangre y la salud de los huesos. Se encuentra principalmente en hortalizas de hojas verdes como la espinaca, col rizada (o berza), brócoli y lechuga.

Es importante tener en cuenta que los alimentos con alto contenido en vitamina K pueden interferir con medicamentos anticoagulantes. Cuando se está bajo tratamiento con anticoagulantes, consulta con el médico sobre el consumo de vegetales con vitamina K.

Alimentos a evitar para reducir riesgo de trombosis

Trata de evitar estos alimentos que provocan inflamación y pueden aumentar el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

  • Carbohidratos refinados, como pan blanco, pasteles, galletas y arroz blanco.
  • Papas fritas y otros alimentos fritos
  • Refrescos y otras bebidas endulzadas con azúcar
  • Carnes rojas (hamburguesas, filetes) y carnes procesadas (salchichas, salchichas)
  • Margarina, mantequilla y manteca de cerdo

Reduce el consumo de sal. Con el exceso de sal puede subir la presión arterial y el cuerpo retiene agua. De acuerdo a WebMD, esto tensiona el corazón y puede causar problemas con el flujo y la coagulación de la sangre.

Limita tu consumo de alcohol. Aun cuando el consumo de alcohol sea bajo puede favorecer enfermedades cardiovasculares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *