Por qué tu GPS podría dejar de funcionar el 6 de abril

Algunos dispositivos podrían verse afectados por un cambio en el formato de la fecha. De qué se trata y cómo afectará a los usuarios

El dispositivo de GPS que utilizas en tu auto podría dejar de funcionar este 6 de abril. También se podría ver afectado el GPS en otros sistemas y aplicaciones. Ocurre que algunas versiones tienen una limitación en el formato de la fecha que utilizan.

Los GPS llevan más de cuatro décadas funcionando. Por motivos de limitaciones de memoria, los desarrolladores, en los años setenta optaron por un sistema de fecha basado en 10 bits, que implica un tope de 1024 semanas o 19,7 años.

Las primeras 1.024 semanas trascurrieron entre el 6 de enero de 1980 y el 21 de agosto de 1.999. En ese entonces comenzó la segunda fase que está por terminar este 6 de abril.

Los dispositivos que no se actualicen volverán a marcar 0000 como fecha interna, por no poder saltar a un número superior, porque no lo permite su configuración. Las rutas seguirían siendo calculadas bien, pero no así los tiempos.

Los expertos aseguran que esto afectaría a dispositivos fabricados antes de 2010, ya que todas las versiones lanzadas con posteridad fueron configuradas de modo tal que esto no ocurra.

Puntualmente, las nuevas versiones estandarizadas permiten mantener la fecha con 13 bits, evitando que vuelva a ocurrir el mismo problema dentro de otros 19 años.

¿Qué pasa con los que fueron fabricados antes de 2010? Podrían seguir funcionando si llega una actualización del firmware, algo que depende del fabricante.

Si el GPS es reciente y está conectado a internet la actualización se podría dar de manera inmediata, sin embargo para los aparatos que no tienen conexión a internet, hay que actualizar el firmware manualmente.

Si se trata de un dispositivo portátil deberemos ir a la página web del fabricante y buscar un software. Una vez descargado hay que seguir las instrucciones para añadirlo al dispositivo.

Normalmente bastará con conectarlo por USB a la computadora o bien utilizar una tarjeta de memoria. Los fabricantes pueden pedir que instalemos un software de gestión de actualizaciones en nuestro sistema.

Si el dispositivo (GPS) está incorporado al automóvil, deberemos preguntar en algún taller oficial de la firma, o quizá mirar en los sistemas de atención al cliente o foros oficiales. Cada dispositivo está programado de forma distinta y, en algunos casos, la falla no repercutirá, como se mencionó anteriormente.

¿Ocurrirá de nuevo?

Los GPS se encuentran actualmente en un programa de modernización para actualizar las señales con nuevas estructuras de modulación y mensajes de datos. Los tipos de mensajes más nuevos (CNAV y MNAV) utilizan números binarios de 13 bits para representar el número de semana GPS, por lo que el problema no debería ocurrir en el futuro cuando haya más receptores utilizando las señales GPS más nuevas.

¿Cómo funciona el GPS?

Este sistema permite determinar en toda la Tierra la posición de cualquier objeto (una persona, un vehículo) con una precisión de hasta centímetros (si se utiliza GPS diferencial), aunque lo habitual son unos pocos metros de precisión.

En la práctica, normalmente son necesarios cuatro o más satélites para determinar la posición con cierta precisión.

El GPS se compone de tres elementos: los satélites en órbita alrededor de la Tierra, las estaciones terrestres de seguimiento y control; y los receptores del GPS propiedad de los usuarios. Desde el espacio, los satélites del GPS transmiten señales que reciben e identifican los receptores del GPS; ellos, a su vez, proporcionan por separado sus coordenadas tridimensionales de latitud, longitud y altitud, así como la hora local precisa.

Gracias a estas señales, el aparato sincroniza el reloj del GPS y calcula el tiempo que tardan en llegar las señales al equipo, y de tal modo mide la distancia al satélite mediante el método de trilateración inversa, el cual se basa en determinar la distancia de cada satélite al punto de medición.

La antigua Unión Soviética construyó un sistema similar llamado GLONASS, ahora gestionado por la Federación Rusa.

La Unión Europea desarrolló el sistema de navegación Galileo, mientras que la República Popular China está implementando su propio sistema de navegación, el denominado Beidou, que está previsto que cuente con 12 y 14 satélites entre 2011 y 2015. Para 2020, ya debería contar con 30 satélites y estar plenamente operativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *