¿Por qué esta atleta es la más abucheada de los Juegos de Río 2016?

La nadadora rusa Yulia Efimova pasará a la historia como la atleta más odiada de los Juegos Olímpicos de Río 2016 pero, ¿a qué se debe esto? ¿Estamos ante una provocadora al más puro estilo Mourinho o Cristiano Ronaldo, o la están castigando por algo de su pasado? Pues más bien lo segundo.

La atleta ha sido abucheada por el público cada vez que ha salido a nadar, y ha sido ninguneada por el resto de nadadores con los que ha estado compitiendo.

De los pitos recibidos por la nadadora en repetidas ocasiones, destacamos los que tuvo que soportar el lunes 8 de agosto en la final de la categoría de 100 metros de pecho, en el estadio acuático. Para colmo, su principal rival se convirtió en máxima enemiga en la piscina antes y después de competir menospreciándola.

El motivo de tanta humillación es el pasado de dopaje que tiene la nadadora de 24 años, ya que en 2013 fue sancionada por haber tomado anabolizantes, algo que está prohibido por la Agencia Mundial Antidopaje. En marzo de 2016, volvió a ser acusada de dopaje por haber consumido un fármaco que entró en la lista de compuestos prohibidos de la AMA en enero de este mismo año. Todo esto, sumado a la polémica generada alrededor del deporte ruso, y que finalmente consiguiera ganar una apelación para competir en Río, la han convertido en la atleta más odiada de las Olimpiadas.

Efimova consiguió acabar en segunda posición a pesar de la presión ambiental, alzándose con la medalla de plata. Al anunciarse su nombre en la final, se oyó un fuerte abucheo de gran parte del público. El momento más sensible se vivió cuando la atleta salió del agua y se intensificaron los silbidos, momento donde la rusa rompió a llorar desconsolada.

Pero el público no era el único enemigo de Efimova. Su principal rival, que además quedó en primera posición, Lilly King, manifestó abiertamente su desacuerdo con que Efimova compitiera en los Juegos de Río. King llegó a burlarse de Efimova por los gestos de la rusa en semifinales, indicando que era la número uno. La tensión aumentó cuando la estadounidense se negó a felicitar a Yulia por su plata conseguida.

Por su parte, Efimova dijo que “siempre pensé que la Guerra Fría era cosa del pasado. ¿Para qué volver a revivirla usando el deporte? La leyenda de la natación y del deporte en general, Michael Phelps,también dio su opinión sobre esta polémica dando la razón a Lilly King: “Creo que la gente debe manifestarse más. Sabes, creo que ella estuvo acertada. Creo que debe hacerse algo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *