Oro, guerra, dragones: el valor de la riqueza en “Juego de Tronos”

Esa es la pregunta más intrigante a la que se enfrenta cualquiera que quiera evaluar las fortunas de las dinastías que lideran la trama de “Game of Thrones” o Juego de Tronos, la épica serie de televisión que regresa a HBO en 14 de abril.

Por Simone Foxman

Sí, es una saga de fantasía que mezcla caballeros y castillos medievales con brujería, muertos vivientes y dragones. Pero en el fondo, Juego de Tronos es un concurso entre nueve familias muy ricas. Así que nos dispusimos a clasificar a los más ricos de Westeros, comparando sus fortunas al inicio de la serie y ahora, antes de la octava y última temporada.

No hace falta material. Las novelas de George R.R. Martin se han expandido en más de 60 horas de drama televisivo que ha ido más allá, e incluso se ha apartado de los libros. Usar esta información para rastrear la riqueza de las casas gobernantes desde el inicio de la serie hasta los episodios finales es más difícil que usar testamentos, ganancias corporativas o fideicomisos para desenmascarar a los multimillonarios.

“Los libros incluyen muchos detalles sobre la economía de cada familia, solo algunos de los cuales aparecen en el programa”, asegura Adam Whitehead, un crítico de fantasía que ha escrito sobre la economía del mundo de Martin y ha recibido elogios públicos del autor.

En últimas, los expertos en Juego de Tronos y finanzas que aceptaron ayudarnos a medir los activos relativos de los Stark, los Lannister y las demás casas nobles regresaron a la cuestión de cuál es el valor de un dragón.

Tres huevos de dragón revierten la fortuna de la presunta heredera sin un centavo de la otrora regente Casa Targaryen. En el mundo de fantasía de Juego de Tronos, se piensa que los dragones existieron en un pasado no muy lejano, antes de extinguirse hace unas pocas generaciones. Los dragones de Daenerys Targaryen resultan cruciales cuando maduran, convirtiéndose en una fuente casi incomparable de poder.

Hay métodos que pueden ayudar a fijar el valor de un dragón. Comparar a las bestias aladas con una fuerza de combate humana es una forma de aproximar su valor, explica Michael Whitmire, director ejecutivo de la empresa de contabilidad basada en la nube FloQast, quien creó los estados financieros de la Casa Lannister y publicó sus resultados en línea.

“¿Cuántas personas serían necesarias para que elegir el grupo de personas en lugar del dragón?”, pregunta Whitmire. Hay pocas batallas en el programa en las que los dragones se enfrenten directamente contra soldados humanos. Cuando luchan, los dragones casi siempre hacen humo a la competencia. Literalmente.

En un momento, una transacción entre Daenerys y comerciantes adinerados se acerca al establecimiento de un precio de mercado. Acepta intercambiar uno de sus dragones bebés por 8.000 tropas esclavizadas y aproximadamente 5.000 en entrenamiento, aunque rápidamente se hace evidente que el intercambio, y el precio que conlleva, es un engaño. En cambio, Daenerys le ordena a su dragón quemar a los comerciantes y luego libera a los esclavos.

Para los activos tan difíciles de vender como los dragones, que no tienen comparables en el mercado, los expertos financieros probablemente los examinarían de una de dos maneras, afirma Steve Schuetz, director gerente de Valuation Research Corporation y entusiasta de Juego de Tronos. Una es evaluar el costo de la propiedad del dragón. ¿Cuál es el valor del tiempo y el dinero que toma adquirir un huevo, incubarlo y luego criar y entrenar al dragón? Esa cifra debe ajustarse a los dragones que no eclosionen o que no puedan ser entrenados –o, como en el programa, que sean capturados por un señor de la guerra zombi–.

Otro método, el enfoque de ingresos, estimaría el saqueo potencial que un dragón podría generar en nombre de su propietario, o la posible destrucción contra la cual podría defenderlo, ajustado a su vida útil restante.

Cuando los rivales descubren la existencia de los dragones de la Casa Targaryen, se desencadena una carrera armamentista que agrega un factor adicional. La Casa Lannister, la otra clara candidata al podio de los más ricos, desarrolla un arma que puede lastimar a un dragón, pero es inexacta y se destruye con facilidad. Schuetz dice que las amenazas emergentes pueden ayudar a determinar cuánto factor de riesgo –y cuánto descuento– debe aplicarse al valor del dragón.

Los Lannister tienen acceso a capital que las otras familias nobles no tienen. Su hogar ancestral es famoso por sus minas de oro, una fuente de creación de capital que es más fácil de comparar. “Los Lannister simplemente controlan más territorio. Tienen más ciudades, tienen más tierras bajo su control en la parte más rica y más poblada de Westeros”, dice Whitehead.

Y eso es antes de considerar la fortaleza de la Casa Lannister en el comercio global y los mercados de capital. “Quienquiera que pueda controlar el comercio con las Ciudades Libres puede llegar a ser bastante rico”, dice Whitehead. En el programa, el dominante Banco de Hierro de Braavos se encuentra en el extranjero. Whitehead compara el banco ficticio con los Medici en la Europa del siglo XV; ambos con más poder que los reyes. “Es por eso que creo que tienen la ventaja en la temporada final”.

Para determinar qué familia sale ganando en riqueza, convenientemente ignoramos la amenaza existencial que representan los Caminantes Blancos para la vida en el continente. Las clasificaciones a continuación dependen en gran medida del trabajo de Whitehead, aunque Bloomberg se puso del lado de otros expertos que argumentaron que los dragones triunfan sobre todas las demás posiciones. No hay nada que impida a Daenerys usar sus dragones para convencer al Banco de Hierro de darle todo el oro que quiera, a tasas muy favorables.

“Si tienes dragones, tendrías la mayor parte del beneficio económico en el mundo en ese momento”, señala Schuetz. “Tienes la capacidad no solo de protegerte sino de ser agresivo y de tomar lo que quieras”.

Cualquiera que juegue el juego de la riqueza probablemente elegiría poseer a los dragones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *