Omega-3 podría reducir el riesgo de COVID-19, según revisión de estudios

Los ácidos grasos omega-3 podrían reducir el riesgo de COVID-19, según una revisión de estudios que también encuentra que la deficiencia de Omega-3 está relacionada con una mayor gravedad y mortalidad de pacientes con coronavirus

Los ácidos grasos omega-3 pueden reducir el riesgo de COVID-19, según una revisión sistemática de estudios publicada en la revista Life Sciences en la que los investigadores evaluaron el efecto de los ácidos grasos poliinsaturados en la gravedad y mortalidad de los pacientes con coronavirus.

En la revisión se señala que la mortalidad por COVID-19 se asocia en gran medida con un aumento severo de las citocinas inflamatorias, mientras que los ácidos grasos poliinsaturados (PUFA) juegan un papel importante en la modulación de las vías inmunitarias y las respuestas inflamatorias.

Deficiencia de Omega-3 relacionada con una mayor gravedad y mortalidad de pacientes con COVID-19

Los investigadores de la Universidad de Ciencias Médicas de Birjand (Irán) encontraron que la mayoría de los estudios publicados en PubMed, Scopus y Web of Science enfatizaron la gravedad creciente de COVID y la necesidad de ventilación mecánica y hospitalización debido a la deficiencia de ácidos grasos poliinsaturados.

También se encontró que la deficiencia de ácidos grasos omega-3 aumentó la mortalidad en pacientes con Covid-19.

Omega-3 puede reducir el riesgo de COVID -19

La revisión señala que los suplementos de omega-3 tienen una efectividad del 12 al 21% para reducir el riesgo de COVID -19.

Consumo de omega-3 como método preventivo

Los investigadores concluyen que “Los ácidos grasos poliinsaturados pueden reducir el riesgo de covid-19, lo que podría considerarse un método preventivo, económico y seguro”. También indican que debe haber mesura con los suplementos.

Los expertos señalan que se debe investigar el riesgo de tomar suplementos de omega-3 en dosis altas antes o durante la infección por SARS-COV-2. Advierten que “los niveles elevados de ácidos grasos en los pulmones de los pacientes y una tormenta de citoquinas son las principales razones de mortalidad en pacientes con Covid-19”.

Consumir omega-3 a través de la dieta

Los pescados y mariscos son una gran fuente de omega-3, especialmente el pescado graso. Los pescados son más ricos en EPA y DHA, también llamado omega-3 marinos. Las fuentes vegetales de omega-3 aportan ALA, que el cuerpo usa como energía, y la conversión en EPA y DHA es muy limitada.

“Dada la amplia importancia y los beneficios de los ácidos grasos omega-3 marinos, es importante comer pescado u otros mariscos una o dos veces por semana, particularmente pescados grasos (carne oscura) que son más ricos en EPA y DHA”, comparte la Fuente de Nutrición de Harvard.

Entre los pescados y mariscos más ricos en omega-3 se encuentran el salmón, las truchas, el atún, las sardinas, las anchoas, el arenque, hipogloso, la caballa, los mejillones y las otras.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.