Nueva derrota en la Euroliga del Barça

Los azulgranas caen de forma ridícula ante el Bamberg tras dominar por 26 puntos (84-81)

El Barça sucumbió a su propio desquiciamiento en la pista del Brose Bamberg, en Nuremberg, donde ofreció una primera parte para enmarcar y un segundo tiempo para olvidar por el estrepitoso ridículo que supone desperdiciar una renta de 26 puntos. Los azulgranas volvieron a demostrar que no son un equipo de fiar y que su incomprensible irregularidad le lleva a ganar en la pista del Madrid o a perder ridículamente, un nuevo trompazo que eleva ya a cinco las derrotas en la Euroliga complicando cada vez más la clasificación entre los ocho primeros. Visto lo visto, pensar ahora en alcanzar la ‘final four’ es algo más que una quimera.

Lo bueno, incluso maravilloso, del Barça se vio especialmente en el primer cuarto. Empezó como una trituradora, ofreciendo una imagen demoledora tanto en ataque como en defensa. Tras unos compases iniciales igualados, el Bamberg quedó encallado en los 10 puntos mientras que el Barça, con un básquet espectacular, se iba hasta los 30.

La máxima ventaja del equipo de Sito llegó a ser de 26 puntos (12-38), con Sanders y Seraphin como máximos exponentes del recital: 13 puntos logró el primero y 8 el segundo en esa fase, mientras que Moerman (dos triples) Claver (1) y Ribas (1) redondeaban el festival.

El Bamberg, que llegaba a la cita con mejor balance de victorias y derrotas (3-3) que el Barça (2-4), deambuló por la pista hasta que el cuadro azulgrana bajó la intensidad pensando que el trabajo ya estaba hecho. Así que los alemanes aprovecharon el bajón catalán para empezar a dignificar el marcador, firmando un 9-2 en el inicio del segundo cuarto (21-40).

Volvió a meterse en faena el cuadro barcelonista, aunque con menos espectacularidad y Claver, con un triple, abrió una nueva brecha con un parcial de 0-7 (21-47). Y cuando parecía que se había recuperado la buena senda, llegó la reacción demoledora del Bamberg que reactivó a su afición, muy apagada hasta entonces pero que creyó que con el 37-49 del descanso había todavía mucho partido por jugar.

Y claro que había partido, un duelo en el que el Bamberg no dejó de creer en la remontada mientras que el Barça dio muestras de creer poco o nada en sus opciones a pesar de que mantuvo la distancia en todo el tercer cuarto hasta un esperanzador 50-63. Pero la distancia era más efectista que real por lo que se veía en la pista, con Heurtel perdido, Sanders desaparecido, Seraphin descolocado o Tomic atrancado, aunque sería injusto señalar solo a esos porque todos fueron culpables, evidenciando de nuevo una falta de liderazgo en un equipo que suele ir a la deriva muy a menudo sin capacidad de reacción.

Dos triples de Hanga y Moerman fueron el último coletazo al que intentó agarrarse el Barça (68-74) porque cuando el Bamberg se puso por delante (80-77) los de Sito Alonso embarrancaron del todo reactivando de nuevo todas las dudas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *