Nadal salva en Pekín dos bolas de partido ante Pouille

El número 1 del mundo avanza a la segunda ronda con problemas

Rafael Nadal, número uno del mundo, superó un muy difícil debut en el torneo de Pekín ante el francés Lucas Pouille, al que venció por 4-6, 7-6 (8-6) y 7-5, y consiguió el pase a segunda ronda en el Abierto de China.

Pouille, verdugo el año pasado del propio Nadal en el Abierto de Estados Unidos, se apoyó en un potentísimo saque y en un juego al límite de la línea para poner contra las cuerdas al español, hasta el punto de disponer de dos bolas de partido en el ‘tie break’ del segundo set, con 6-4 a favor.

El manacorense, sin embargo, demostró que su mejor tenis llega en los momentos más agónicos, remontó ese desempate (en el primero de los puntos de partido con cierta fortuna, con un fallo clamoroso del francés) y, rompiendo por fin un servicio de Pouille en el final del tercer set, consiguió la victoria.

Nadal sigue adelante en Pekín, junto con Roberto Bautista. Son los dos únicos supervivientes, ya que en el cuadro femenino Lara Arruabarrena ha sucumbido ante la rusa Daria Kasatkina por 6-4 y 7-5. Anteriormente, la número 1 Garbiñe Muguruza se había retirado, enferma, cuando perdía el lunes con la checa Barbora Strycova.
Un rival más asequible

El francés Pouille, número 23 del mundo y campeón este año en Budapest y Stuttgart, se creció este martes frente al español, con primeros saques que en numerosas ocasiones superaron los 200 kilómetros por hora, y que le dieron nueve puntos directos.

En la siguiente ronda, Nadal afrontará un duelo a priori más sencillo que el de hoy, entre el ganador del partido que disputan el ruso Karen Khachanov (42 en el ránking ATP) y el chino Wu Di (231º).

Nadal, campeón este año de Roland Garros y del Abierto de Estados Unidos, entre otros torneos, y que ha retornado al número uno mundial en agosto, afronta el Abierto de China, que no gana desde 2005, como una importante etapa en el final de temporada de cara al Masters de Londres, el título más importante que falta en su vitrina.

El español jugóante un público entregado a su juego: Pekín es uno de los lugares fuera de España donde atrae más aficionados, por lo que fue jaleado como si estuviera en casa, y las gradas estuvieron abundantemente adornadas con banderas españolas y hasta alguna balear.

Nadal ha perdido dos finales en los últimos años en Pekín, ambas ante el serbio Novak Djokovic, y tiene un vínculo sentimental con estas pistas, ya que fue en ellas donde logró la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de 2008.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *