Más consumo de Omega-3 DHA reduciría 49% el riesgo de Alzheimer

Consumir más omega-3 DHA u omega-3 marinos podría reducir el riesgo de desarrollar la enfermedad Alzheimer hasta en un 49%, según un nuevo estudio. Los NIH indican cuáles son las mayores fuentes de DHA

Por Alba Hernández

La alta ingesta de ácidos grasos omega-3 se han asociado con múltiples beneficios para la salud, especialmente para prevenir enfermedades cardíacas y accidentes cerebrovasculares. Un estudio reciente encontró que las personas con un nivel más alto de DHA en la sangre tienen probabilidades de desarrollar la enfermedad de Alzheimer.

Hay tres omega-3 principales: El ácido eicosapentaenoico (EPA) y el ácido docosahexaenoico (DHA) y el ácido alfa-linolénico (ALA).

El EPA y DHA provienen principalmente del pescado, por ello es por lo que también se les conoce como omega-3 marinos. El ALA se encuentra en aceites vegetales, nueces y semillas como el lino y la chía.

La investigación publicada en Nutrients muestra que las personas con un nivel más alto de DHA en la sangre tienen un 49% menos de probabilidades de desarrollar Alzheimer en comparación con aquellas con niveles más bajos, según el Instituto de Investigación de Ácidos Grasos (FARI).

La enfermedad de Alzheimer provoca que un gran número de neuronas en el cerebro mueran. Los Institutos Nacionales de Salud explican que esto afecta la capacidad de una persona para recordar cosas, pensar claramente y utilizar buen juicio.

El Alzheimer es el tipo más común de enfermedad neurodegenerativa que conduce a la demencia en los adultos mayores. La demencia es una condición más común a medida que las personas envejecen, pero no es una parte normal del envejecimiento.

Según el reporte del estudio, realizado dentro de Framingham Offspring Cohort, que incluyó a 1490 participantes sin demencia de alrededor de 65 años de edad, los investigadores notaron que serían particularmente en personas de mayor riesgo, como las que tienen el alelo APOE-ε4, quienes podrían beneficiarse más de niveles más altos de DHA que los no portadores.

Los investigadores señalan que el impacto en la salud pública de prevenir la enfermedad de Alzheimer con algo tan simple como una intervención dietética como el DHA es significativo. “Retrasar la enfermedad de Alzheimer por 5 años conduce a 2.7 años adicionales de vida y 4.8 años adicionales sin enfermedad de Alzheimer para una persona que habría adquirido la enfermedad de Alzheimer”, comparte FARI.

Los alimentos fuente de DHA son el pescado y otros mariscos (especialmente pescados grasos de agua fría, como salmón, caballa, atún, arenques, y sardinas).

Según la Oficina de Suplementos Dietéticos de los NIH, entre las mayores fuentes de DHA se encuentan el salmón, el arenque y las sardinas.

En 3 onzas de salmón cocido de piscifactoría hay 1.24 gramos de DHA; en 3 onzas de salmón salvaje cocido hay 1.22 g de DHA; en 3 onzas de arenque de Atlántico cocido hay 0.94 g de DHA; y en 3 onzas de sardinas enlatadas en salsa de tomate hay 0.74 g de DHA.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.