Mary Kubica impacta en su debut literario con el thriller psicológico, «Una buena chica»

En su debut como novelista, la escritora norteamericana Mary Kubica desarrolla en «Una buena chica» la irresistible historia de un secuestro planeado casi quirúrgicamente y que deviene en una inquietante serie de acontecimientos que la autora presenta inteligentemente dosificados a lo largo de pequeños capítulos, narrados por tres personajes principales.

una buena chica (PRNewsFoto/HarperCollins Espanol)
una buena chica (PRNewsFoto/HarperCollins Espanol)

La historia recae sobre Mia, la hija del encumbrado juez de Chicago, James Dennett. La chica contraviene todas las expectativas de su padre al orientar su vida a enseñar arte en la escuela de un barrio pobre. Pero Mia desaparece y nadie parece tener idea de dónde fue. Su padre sospecha que es una más de sus acostumbradas juergas. Su madre, Eve, teme algo peor y acude de inmediato a la policía, que envía al detective Gabe Hoffman a indagar, lo cual el hombre hace a regañadientes. Hay un nombre, Colin Thatcher, aparentemente la última persona con la que Mia fue vista, y Hoffman sigue su pista sin sospechar que su investigación hará dar un vuelco a la vida de todos los implicados. Más tarde, Mia reaparece con la mente totalmente ausente, dice llamarse Chloe, y es una sombra de lo que antes fue.

Lo peculiar en la narrativa de Kubica estriba en que la historia avanza a saltos entre el «antes» y el «después» del secuestro, revelando con cada uno, casi con cuentagotas, detalles que irán sumándose al gran rompecabezas en una trama que captura. A lo largo de las páginas de «Una buena chica», los personajes —grises personalidades necesitadas de afecto o hartas de la soledad— parecen encontrar la solución a sus anhelos en la persona más improbable. Pero el secuestro debe ser resuelto, y la verdad se encuentra atrapada en la mente amnésica de Mia.

A lo largo de la novela los personajes de Mary Kubica revelan su personalidad y sus complejos, y el lector, que muy temprano pudo haber encontrado chocante a uno u otro, se sorprenderá al hallarse constantemente reevaluando su opinión acerca de ellos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *