Mariah Carey pasa las fiestas en Aspen con su nuevo novio

La diva se aloja en una masión que la ha dejado Airbnb valorada en 24 millones de dólares

En avión privado, enfundada en un abrigo de pieles blanco, con su hijos gemelos de 5 años, Moroccan y Monroe, y acompañada por su nuevo novio, el bailarín Bryan Tanaka, uno de los ‘boys’ que la acompañan en sus actuaciones.

Así llegó la cantante Mariah Carey, de 46 años, a la que está siendo su casa por unos días, una mansión en la exclusiva estación invernal de Aspen (Colorado), que cuesta 14.000 dólares la noche y que ella no pagará porque ha sido una gentileza del portal Airbnb, tal como ella se ha apresurado a comentar en su cuenta de Instagram. La casa, a pie de pistas, está valorada en 24 millones de dólares y cuenta con 10 habitaciones. La artista ha posado dentro de ella ligera de ropa y junto a un enorme abeto navideño.

Getting into the Christmas spirit with this exquisite tree in a beautiful home for our family! 🎄☃️ Courtesy of @airbnb

Una foto publicada por Mariah Carey (@mariahcarey) el

Mariah Carey, que recientemente ha ofrecido una tanda de conciertos en Nueva York, parece querer demostrar al mundo que, además de un potente chorro de voz, está repuesta de su último fracaso amoroso con el multimillonario australiano James Parker, que la dejó cuando ya habían hecho planes de moda. La noticia de su nueva relación coincide además con la de la confirmación de su divorcio con su exmarido Nick Cannon.

Los motivos esgrimidos por Parker para romper con ella fueron “los gastos extravagantes” con los la diva norteamericana vive su día a día y su querencia a exhibirse ante las cámaras. Uno de los proyectos en el que está embarcada la cantante es la grabación de un ‘reality’ que gira en torno a ella, algo que a su expareja no le hacía ninguna gracia.

Carey no ha tenido que ir muy lejos para encontrar a su nueva pareja: Bryan Tanaka, de 33 años, es uno de los bailarines que la acompañan en sus actuaciones.

Según la revista ‘Us Weekly’ ambos vivieron hace unas semanas una escapada también al calor de Hawai. “Mariah y Bryan necesitaban algo de tiempo para ellos dos, para divertirse y sacar el máximo partido al afecto que se profesan el uno al otro. No dejaron de darse besos, de enfrascarse en largas conversaciones y de aprovechar que las playas estaban casi desiertas. Solo tienen ojos el uno para el otro y por eso su tiempo en la isla ha sido inolvidable. Se bañaron juntos en el mar, jugaron como dos niños pequeños y no pararon de reírse”, reveló la publicación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *