Luis Enrique: «Yo no me voy, el año que viene estaré en la grada con los culés»

«No es una despedida, es un hasta pronto», afirma el entrenador asturiano, que confía en la profesionalidad del Málaga para tener opciones de ganar la Liga

«Yo no me voy, el año que viene estaré sentado en la grada con los culés. No es una despedida, es un hasta pronto, estaré como socio viendo los partidos del Barça». Luis Enrique no se toma la cita con el Eibar en el Camp Nou en la última jornada de Liga, pendiente de lo que haga el Madrid en Málaga, como un adiós. Ni mucho menos. Se va del Barça por voluntad propia. Pero volverá, ahora ya como aficionado, a «disfrutar» de los partidos de su equipo. «Estoy súper orgulloso de haber formado parte de la historia del Barça y haber dado lo máximo, soy un privilegiado. Será una noche especial, pero ya sabía que iba a ser un viaje corto», ha recordado el técnico asturiano.

Luis Enrique ha elegido abandonar su «rincón de seguridad» y explorar nuevas etapas. «Esta situación la generé yo. Soy yo quien decide pararse y descansar. Lo considero necesario», ha subrayado el entrenador azulgrana, reconociendo, eso sí, que tiene «un sentimiento de morriña» por abandonar el Camp Nou. Aunque, al mismo tiempo, se muestra ilusionado. «Empezar una nueva etapa es apasionante. Salir de tu rincón de seguridad, también. Me atrae, me apetece», ha comentado Luis Enrique, insistiendo en un par de ocasiones que él no se va. «Estaré sentado viendo los partidos», ha dicho.

«Mi mujer es catalana y mis hijos también, aunque tengan sangre asturiana. Yo caí aquí de pie. Me siento un privilegiado. Solo tengo palabras de agradecimiento hacia el club», ha confesado Luis Enrique, recordando que empezó su carrera de entrenador en el Barça B «cuando no tenía ninguna experiencia». Tres años en el filial; tres en el primer equipo. Y ahora se va. «No es un adiós, es un hasta pronto», ha recalcado el técnico asturiano.

Sobre la Liga, el técnico del Barça se ha limitado a advertir sobre el Eibar («es un rival muy peligroso»), sin pensar más allá, entre otras razones porque la irregularidad del Barcelona le ha hecho llegar a la última jornada sin depender de él. Vive pendiente de lo que haga el Madrid. «¿Michel? Me fio al cien por cien de todos los entrenadores. De Primera División, de Segunda, de Tercera… Hay que dejar a cada uno hacer su trabajo», ha dicho anunciando que Piqué ya se ha recuperado de sus problemas físicos, mientras Mascherano es duda para jugar la final de Copa el próximo 27 de mayo ante el Alavés.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.