Leo Messi, contra la maldición de la Copa América

El astro del Barça busca su primer título con la selección argentina absoluta tras ocho frustrados intentos

Messi no tiene tiempo de descansar. Ni ganas. Su temporada aún no ha terminado. no descansa. Todavía lastimado emocionalmente por Anfield, hay cosas que no olvidará nunca, y por la final de Copa perdida, el astro del Barça se enfunda la camiseta de la albiceleste, un equipo nuevo (es el debut oficial de Lionel Scaloni como técnico), pero viejo.

Viejo porque se sustenta como en la última década en Messi, empeñado en ganar algún título con la selección mayor, a pesar de que se ha estrellado, una y otra vez con el mismo muro. Leo no estará solo porque Scaloni en una cuidadosa mezcla de jóvenes y expertos ha recurrido, de nuevo, al Kun Agüero, que regresa tras el Mundial de Rusia-2018, y Di Maria.

A Messi, que está a punto de cumplir 32 años (lo hará el próximo 24 de junio), se le empieza a agotar las posibilidades. Busca un triunfo redentor que le devuelva la paciencia que ha tenido con la selección. Paciencia e impaciencia porque hace justamente tres años, tras perder la final de la Copa América contra Chile en la tanda de penaltis, se hartó y dijo públicamente que ya no volvería a jugar más con su país. «Lo pensé en el vestuario. ¡Ya está! Se terminó para mí la selección, como dije son cuatro finales. ¡No es para mí!», exclamó cansado de tanto perder.

Tres y la del Mundial-2014

Eran cuatro finales: tres de Copa América (2007, 2015 y 2016, la que desencadenó su adiós con ida y vuelta) y, por supuesto, la más importante: el Mundial del 2014 perdido en la prórroga contra Alemania. Messi se alejó de la selección, aunque terminó regresando.

Hastiado de llorar con esa selección en la que ha tenido ocho grandes torneos y cero títulos. Cuatro Mundiales llenos de decepción: Alemania-2006, Sudáfrica-2010, Brasil-2014, «Dios dirá si me miraré con al Copa del Mundo», ha llegado a decir, y Rusia-2018. Cuatro Copas América con triste e idéntico balance.

Sub 20 y Oro Olímpico

El Mundial sub-20 del 2005 en sus inicios con el Barça y el oro olímpico de Pekín-2008 son los únicos trofeos con Argentina que se ha llevado a su casa. Demasiado poco. Una frustración permanente, aunque se resiste a rendirse.

Lo hizo envuelto en lágrimas hace tres años cuando, además, falló un penalti en la decisiva tanda contra la Chile de Bravo. Ha vuelto asumiendo que no son, ni mucho menos, grandes favoritos al título, aunque cueste admitirlo en una selección que tiene a Messi en su once.

“No somos candidatos como otras veces”, reconoció el propio delantero azulgrana, que se tomó también un largo tiempo de reflexión tras el fracaso de Argentina en el último Mundial con Sampaoli, un técnico que ahora dirige al Santos. Pero cada viaje con la selección ha sido un camino lleno de frustraciones como se ha demostrado que Scaloni es el quinto seleccionador que tiene desde el 2014.

Sabella, quizás quien mejor lo entendió, Martino, con el que perdió las últimas finales de la Copa América y vivió su peor año en el Camp Nou, Bauza y Sampaoli han precedido al actual seleccionador argentino, que ha iniciado ahora el cambio, aunque siempre de la mano de Messi.

«Vamos con la misma ilusión y ganas de siempre, pero la realidad es que Argentina está pasando un proceso de recambio. Para la mayoría es la primera competencia oficial», declaró el azulgrana a la cadena de televisión TYC Sports. «Pero eso no quita que Argentina va ir a buscar la Copa», precisó luego.

Volver a levantarse

Y él, sobre todo, más que nadie, aburrido de tanto caerse con su país. «La vida se trata de tropezar, volver a levantarse y luchar por los sueños», proclamó Messi, quien se ha visto obligado a responder preguntas incómodas de su hijo Thiago. «¿Papá, por qué te matan en Argentina?».

La respuesta de Leo fue breve. «Le dije que son alguno nomás. Él ve vídeos de Youtube y me pregunta eso, pero no me importa porque quiero estar con la selección». Por eso, no está de vacaciones en Barcelona sino iniciando otra aventura en ese maldito torneo. «Yo quiero ganar algo con la selección y lo voy a seguir intentando». Desde 1993, Argentina no gana nada. Logró la Copa América en Ecuador. Hace ya 26 años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *