Las frutas quemagrasas son una gran fuente de fibra y de vitaminas

Si quieres adelgazar y sentirte bien, decántate por esta alternativa que te quitará ese antojo de dulce tan típico. Incorpóralas ya a tu vida, garantizamos que no te arrepentirás

Por Ada Nuño

Ya lo dicen: somos lo que comemos. A la hora de perder peso es más importante la dieta que decidamos seguir que el ejercicio que llevemos a cabo (el cual, por supuesto, también es importante). Si estás tratando de rebajar los kilos de la báscula y además quieres comer sano y no meterte en dietas imposibles, quizá la fruta sea una solución: quitará tus antojos de dulce y además controlarÁs la balanza.

Eso sí, no todas las frutas queman grasas de la misma manera. Por ello, ‘Foodworld’ ha decidido ennumerar algunas de las que te ayudarán mejor a saciar el apetito y perder la conocida como barriga cervecera. Si no estás acostumbrado a tomar mucha, incorpora alguna de estas a tu dieta y pronto observarás los resultados. Tú eliges.

Manzana

Una manzana al día da alegría, y también proporciona fibra. ¿Y qué hace la fibra? Efectivamente, reducir la grasa abdominal, así que ahí lo tienes. Los estudios indican que una mayor ingesta de fibra soluble por día es eficaz para reducir la grasa abdominal en un 3,7% durante un período de 5 años, así que eres libre de comer más de una si te apetece. Si te aburre y quieres combinarla con otra fruta, elige la pera, que también es rica en fibra y potasio.

Albaricoques

¿Saben a verano o nos lo parece solo a nosotros? Sea como fuere, también son una buena fuente de fibra. Lo bueno de este nutriente es que absorbe muchas cantidades de agua.

La fibra contribuye a la pérdida de peso y los albaricoques están buenísimos, así que son una combinación ganadora. En cuanto llegue el buen tiempo, ya sabes.

Aguacate

¿Pensabas que estaban llenos de grasas? Pues, de hecho, ayudan a perderlas. Las altas cantidades de ácidos grasos omega 9, que se clasifican como grasas mono-saturadas, ayudan a nuestros procesos metabólicos para convertir la grasa en energía.

El aguacate se puede tomar en multitud de platos. Desde una ensalada con tomate y lechuga a una tostada o incluso acompañado de quinoa. Y sí, es una fruta, por si no lo sabías.

Melón

Otra fruta que asociamos irremediablemente con el verano. Contiene agentes antiinflamatorios además de antioxidantes que ayudan a deshacerse de las toxinas internas. Elegirlos es una idea muy recomendable y fresca.

Coco

Quizá, cuando Keith Richards se subió a un cocotero (y se cayó de él) lo único que pretendía era acelerar su metabolismo. Los cocos tienen triglicéridos de cadena media (MCT) que pueden aumentar la eficiencia de nuestro metabolismo hasta en un 30%.

Además, cuando los consumas te satisfarán rapidamente, por lo que no tendrás que comer más. Son una opción dulce y refrescante, así que no lo dudes.

Pomelo

Vale, quizá el pomelo no es la fruta con el sabor más dulce del mundo y por eso quizá mucha gente no lo quiere, pero no es menos verdad que son un alimento muy eficaz si lo que estás buscando es perder peso.

Comer la mitad de esta fruta antes de las comidas, según los estudios, reduce la grasa abdominal y ayuda a rebajar el colesterol. Si no te gusta mucho el sabor piensa en esto y haz de tripas corazón, y si te gusta estás de suerte. El limón, que es su primo hermano, también ayuda.

Nectarina

Son muy dulces, pero si prefieres el sabor del melocotón también aceptamos pulpo como animal de compañía, porque son primos hermanos. Son bajos en calorías, contienen vitaminas A y C y ayudan a combatir la obesidad y la diabetes. Un chollo, ¿no?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *