La vitamina K previene la muerte celular y podría mejorar algunas enfermedades

Investigadores descubren que la vitamina K actúa como un antioxidante que inhibe de manera eficiente la muerte celular ferroptótica y que podría ser una nueva estrategia para mejorar algunas enfermedades

Una investigación reciente publicada en la revista científica Nature revela que la vitamina K actúa como un antioxidante que puede inhibir la muerte celular.

La vitamina K es un nutriente importante para la coagulación de la sangre, la salud de los huesos, y para otras funciones del cuerpo.

“La vitamina K es un potente supresor de la ferroptosis”

Un equipo de investigadores ubicado en Helmholtz Munich descubrió que la forma completamente reducida de vitamina K actúa como un antioxidante que inhibe la muerte celular ferroptótica.

La ferroptosis ha sido implicada como impulsora de la enfermedad de Alzheimer y lesiones orgánicas agudas, entre muchas otras enfermedades.

Los investigadores explican que la ferroptosis es una forma natural de muerte celular en la que el hierro celular juega un papel importante y que se caracteriza por la destrucción oxidativa de las membranas celulares.

Los hallazgos apuntan a que el tratamiento con vitamina K podría ser una nueva estrategia poderosa para mejorar estas enfermedades relacionadas con la ferroptosis.

Además, el equipo identificó a FSP1 como la enzima reductora de la vitamina K insensible a la Warfarina, uno de los anticoagulantes recetados con mayor frecuencia.

“Desentrañar la identidad de esta enzima resolvió el último enigma del metabolismo de la vitamina K en la coagulación de la sangre y aclaró el mecanismo molecular de por qué la vitamina K constituye el antídoto para la sobredosis de warfarina”, revela el informe.

Alimentos que aportan vitamina K

La vitamina K se encuentra naturalmente presente en muchos alimentos. En vegetales de hojas verdes como la espinaca, col rizada, brócoli y lechuga; aceites vegetales; frutas como los arándanos azules y los higos; carne, queso, huevos y granos de soja.

Entre los alimentos más ricos en vitamina K está el natto, la col, las hojas de nabo, las espinacas y el brócoli.

Los Institutos Nacionales de Salud señalan que la deficiencia grave de vitamina K puede provocar hematomas (moretones) y problemas de sangrado debido a que la coagulación de la sangre es más lenta.

La deficiencia de vitamina K podría reducir la fuerza de los huesos y aumentar el riesgo de osteoporosis ya que el cuerpo necesita la vitamina K para la salud ósea.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.