La última aventura de Félix Rodríguez de la Fuente en Alaska

La expedición «Desafío Ártico» realizará la misma ruta que el naturalista tenía prevista antes de su accidente. Manuel Calvo liderará esta aventura que conciencia sobre la tenencia responsable de animales y los efectos del cambio climático

A punto de cumplirse cuarenta años del fallecimiento de Félix Rodríguez de la Fuente, la VI edición de «Desafío Ártico» emulará el recorrido que el mítico naturalista y divulgador tenía previsto realizar en el círculo polar ártico para filmar la Iditarod Trail Sled Dog Race, la carrera de trineo con perros más importante del mundo, y que se truncó por el accidente que le costó la vida.

Un homenaje con el que esta expedición, que hasta ahora se ha realizado en Groenlandia, se traslada a Alaska. Liderada por el aventurero malagueño Manuel Calvo, recorrerá durante diez días más de 150 kilómetros con dos perros de trineo desde Unalakleet hasta Shaktoolik, donde las temperaturas rondan los -25º C. Y, al igual que deseaba Félix Rodríguez de la Fuente, culminará en la Iditarod Trail y al regresar a España la misión visitará Poza de la Sal, su pueblo natal.

«Desafío Ártico» es un proyecto que forma parte de «Tiendanimal Educa», una campaña de Responsabilidad Social Corporativa a nivel nacional de la compañía que, organizada por MaratónDog y Tiendanimal y patrocinada por Royal Canin, trabaja para promover la educación de niños y jóvenes sobre la tenencia responsable de animales, para evitar problemas de abandono y maltrato animal.

Concienciación sobre el cambio climático

Con el objetivo de ver cómo está afectando el cambio climático al planeta, se realizará un trabajo documental in situ de los efectos que el calentamiento global está teniendo sobre los ecosistemas y la forma de sobrevivir de los habitantes de las poblaciones por las que pasará la expedición.

Para Manuel Calvo, «Félix Rodríguez de la Fuente y Desafío Ártico comparten la pasión de divulgar los mismos valores: el respeto y la fascinación por la naturaleza, la comprensión del mundo animal tras comprender su belleza y complejidad y el papel del ser humano ya no sólo como espectador privilegiado de este increíble espectáculo sino como atento guardián de que su intervención y la de sus semejantes no altere lo más mínimo este admirable equilibrio. Contar con el apoyo de la familia de Félix, además de llenarme de fuerza, dota de solemnidad esta aventura dotada de simbolismo terminando la ruta que él no pudo completar».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *