La organización de Miss Venezuela suspende el concurso de forma indefinida

El certamen emite un comunicado para defender a Jonathan Blum, presidente de Cisneros Media

Tras la avalancha de acusaciones de exparticipantes a Miss Venezuela, que señalan a Osmel Sousa, exgerente del concurso de belleza, de pedirles que consiguieran patrocinios a cambio de favores sexuales, la organización del concurso, controlada por el poderoso grupo de comunicación Cisneros, se ha visto obligada a suspenderlo de forma indefinida.

Sousa, conocido como el rey de la belleza, que renunció el pasado febrero a la jefatura de Miss Venezuela, ha negado haber mediado entre concursantes y patrocinadores que exigen sexo como pago. “Que se investigue, y que se investigue de verdad, que se presenten pruebas, no chismes. Después de casi 40 años, ¿tú crees que si Miss Venezuela mantuviera una red de prostitución, Venevisión no se hubiera dado cuenta? Ahora bien, si hay alguna niña que después de salir del concurso hace una vida irregular, eso no es responsabilidad mía ni de Miss Venezuela ni de Venevisión”, ha declarado en una entrevista para el portal Runrunes.

Segunda Parte. El trato y la interacción con todas las candidatas por supuesto que no fue por igual ya que cada quien tiene su propia personalidad y las actitudes difieren. Pero el respeto a ellas como persona y las exigencias para con ellas como profesionales y representantes de los valores y belleza de la mujer venezolana siempre fueron el común denominador. Reconozco que alguna de ellas puede haber percibido alguna falla en mi trato hacia su persona y reconozco también que en ese hecho exista una falla de mi parte. Si ese fuera el caso, estoy ahora como lo he estado siempre en la mayor disposición de conversarlo, de escucharlas y de asumir mi responsabilidad en cualquier desliz o falla que pueda haber cometido inadvertidamente. Mi trayectoria y mis logros dan fe absoluta de mi conducta profesional e intachable por más de 40 años. Logros que serían imposibles si hubiese actuado con mala fe o usando a otras personas especialmente a personas bajo mi responsabilidad y protección como moneda de cambio para lucrarme económicamente. A estas alturas, mi vida austera y sencilla y mis pocas posesiones materiales responden por si solos a cualquier insinuación de riquezas indebidas. El lugar que ocupo en el corazón de los Venezolanos y el cariño y respeto que me profesan en cada encuentro en cualquier rincón de Venezuela y el mundo no lo cambio por todo el dinero, muchísimo menos lo cambiaría por un puñado de monedas. Osmel Sousa.

Una publicación compartida de Osmel Sousa (@zardelabelleza) el

Por su parte, el certamen de Miss Venezuela, que se celebra desde 1952, ha rechazado las acusaciones contra Jonathan Blum, presidente de Cisneros Media, que lo señalan como responsable de la supuesta red de corrupción entorno al concurso de belleza, y ha emitido este comunicado:

“Tengo a bien dirigirme a ustedes con la finalidad de alertarles como ciudadanos informados, sobre la reciente campaña de señalamientos y acusaciones falsas y tendenciosas que han circulado a través de las redes sociales, involucrando al Sr. Jonathan Blum, presidente de Cisneros Media, como partícipe de una red de corrupción cohecho e inmoralidad, paralela a la Organización Miss Venezuela.

Todas estas falsas acusaciones han aparecido en la red social Instagram y en Twitter, pertenecientes a perfiles de terceros interpuestos, anónimos e interesados en difundir públicamente información negativa en contra del buen nombre, dignidad y reputación del Sr. Jonathan Blum.

Caracas, Venezuela (Marzo 21, 2018) – Por más de 40 años, la Organización Miss Venezuela se ha enfocado en la formación de talento con belleza interna y externa, capaz de competir con éxito en cualquier escenario nacional e internacional; contribuyendo así al empoderamiento de la mujer venezolana. La Organización nunca ha consentido ni aceptará ningún acto que perjudique de forma alguna su reputación y la de sus participantes. Es por ello, que, ante los hechos descritos recientemente a través de las redes sociales, blogs anónimos y por algunas personas que tuvieron relación con el Miss Venezuela, se ha tomado la decisión de iniciar una revisión interna para determinar si algunos de sus relacionados, durante el curso de sus gestiones, ha incurrido en actividades que quebranten los valores y la ética del certamen. Mientras este proceso se desarrolla, la Quinta Miss Venezuela cerrará sus puertas y tanto los castings de Miss Venezuela como de Mister Venezuela, quedarán temporalmente suspendidos. Asimismo, y de manera paralela, la Organización se enfocará en la reestructuración del Certamen, y reforzará su código de ética, reglas de participación y cada uno de sus controles internos con el fin de asegurar que hechos como los que ha sido atribuidos a terceros en redes sociales, no tengan cabida alrededor del concurso, y que siempre se mantengan los valores que subrayan la inteligencia, dignidad, belleza y aportación enriquecedora de las participantes a la sociedad venezolana. Entre las acciones contempladas, se encuentran: la creación de un nuevo Comité de la Belleza; la reorganización completa del Miss Venezuela; así como la implementación de una figura representante de las Misses, encargada de canalizar cualquier inquietud sobre temas que pudieran vulnerar sus derechos u obligaciones o que quebranten el código de ética del certamen. #ComunicadoOficial

Una publicación compartida de Org Miss Venezuela (@missvenezuela) el

Por lo tanto, en mi carácter de Chief Operating Officer de Cisneros, con mucho respeto y consideración, los alerto y exhorto a que no se hagan eco de esa campaña generada por persona o personas quienes aún no habiendo aclarado públicamente cuáles son sus verdaderos deseos e intereses, poco les importa mancillar y ensuciar ante la opinión pública el honor, la reputación y el prestigio del Sr. Jonathan Blum, del certamen Miss Venezuela y de quienes han sido y seguirán siendo sus candidatas y reinas de belleza.

Cabe destacar que nosotros, los directivos de Cisneros, rechazamos categóricamente cualquier tipo de campaña que, fundada en una sesgada y mal sana interpretación de la libertad de expresión y el derecho a la información, busca perjudicar y quebrantar el buen nombre, prestigio y reputación de instituciones y de personas que gozan del aprecio, cariño y admiración del público.

De allí que todos nosotros estemos en contra de una nociva, dañina y perjudicial campaña en contra del Sr. Jonathan Blum, persona de nuestra mayor estima, que ha dedicado gran parte de su carrera profesional a la Organización Miss Venezuela, ha contribuido notablemente al éxito del certamen y viene liderando con mucho éxito nuestra división Cisneros Media.

En ese sentido, también cabe mencionar que, contando con nuestro mayor y absoluto respaldo, el Sr. Jonathan Blum en su función de Presidente de Cisneros Media, está liderando un proceso de revisión interna dentro de la Organización Miss Venezuela, para determinar si realmente algunos de sus relacionados, durante el curso de sus gestiones dentro del certamen, incurrieron en algún tipo de actividad que haya podido quebrantar los valores, principios y la ética del concurso.

Mientras ese trabajo de revisión se lleva a cabo, el Sr. Jonathan Blum conjuntamente con otros directivos y ejecutivos de la Organización, estará muy concentrado y enfocado en la reorganización completa del Miss Venezuela, en la conformación de un nuevo Comité de la Belleza que estará integrado por profesionales absolutamente comprometidos en continuar, e incluso en mejorar el linaje del concurso, para que éste siga siendo un entretenimiento de calidad para todos los venezolanos y, por último, en la implementación de una figura representante de las misses –similar a la del Ombudsman-, encargada de canalizar cualquier inquietud sobre temas que pudieran vulnerar sus valores, principios y derechos o que quebranten el código de ética del certamen.

También queremos informar que, a través de nuestro departamento legal, de llegar a ser eso necesario, no se dudará en iniciar las acciones judiciales que en derecho legítimamente nos corresponda, a fin de salvaguardar y proteger el buen nombre, el honor y la reputación del certamen Miss Venezuela, de sus ejecutivos e incluso, de las misses”, concluye.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *