La inauguración del Mundial de Rusia

El estadio Luzhiniki de Moscú ha sido el escenario del discreto inicio del Mundial de Fútbol.

Treinta minutos de espectáculo, donde destacaron las coreografías y la actuación del cantante británico Robbie Williams con la soprano rusa Aida Garifullina, para recibir los aplausos de más de 80.000 espectadores en directo y varios millones desde las pantallas del planeta.

La ausencia de líderes de la política mundial han dejado un poco desnudo al presidente Vladímir Putin. A lo largo de los 30 días que durará el campeonato tampoco está previsto el encuentro diplomático con autoridades del Reino Unido, Polonia o Australia. Un reflejo de las delicadas relaciones con el Kremlin.

El futbolista español Iker Casillas y la modelo rusa Natalia Vodiónova han sido los encargados de trasporta la copa que se entregará a los campeones el próximo 15 de julio otra vez en este estadio moscovita.

CLASIFICACIÓN

Pese al boicot político, el presidente Vladímir Putin se ha mostrado relajado y sonriente, tanto en estos últimos días, a la hora de recibir a las delegaciones visitantes en el Kremlin, como en el momento de pronunciar su discurso inaugural en el principal estadio de Rusia. «¡Doy la bienvenida a todos los huéspedes al legendario estadio Luzhniki de Moscú!», ha jaleado, entre los vítores de los 80.000 espectadores presentes. «Felicito a la gran, multinacional y muy unida familia del fútbol, en el arranque del más importante torneo del planeta», ha continuado.

Como viene siendo habitual, la ceremonia inaugural fue de escasa duración, mucho más sencilla a lo que se estila en las citas olímpicas. En esta ocasión fue el británico Robbie Williams, quien, además de interpretar sus temas más famosos como ‘Let me entertain you’, o ‘Angels’, brindo una llamativa peineta ante las cámaras de televisión. Williams estuvo acompañado en algunos momentos por la soprano rusa Aida Garifullina, una de las estrellas actuales de la Ópera Estatal de Viena.

El britanico se abstuvo, eso sí, de interpretar otro de sus temas más célebres (‘Party like a Russian’, ‘Pásatelo bien como un ruso’) cuya letra, a buen seguro, no hubiera sido del agrado de sus anfitriones: «Pásatelo bien como un ruso, seducción de discoteca, pásatelo bien como un ruso, hazlo como un oligarca», reza el estribillo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.