La Champions saca lo mejor del Real Madrid

El equipo de Lopetegui comienza la competición con un gran partido y una victoria solvente ante la Roma

Por Alejandro García

El Madrid de Lopetegui se presentó con todos los honores en la Champions 2018-19. El campeón de las tres últimas ediciones arrancó con un nuevo proyecto y sensaciones inmejorables, con un juego versátil, vertical y coral, que mereció más que un 3-0 ante la Roma.

En la primera parte, el Madrid cimentó el triunfo con un control sólido y un juego variado, intenso y peligroso, con alternativas constantes entre ataques estáticos, disparos desde lejos y pases en profundidad, buscando sobre todo a un activo Bale, que acaparó casi todo el juego por su banda.

Keylor, titular en Champions

La gran apuesta en la alineación de Lopetegui fue Keylor Navas. El portero de las tres Champions del Madrid empezó como titular una edición más, ésta con un Lopetegui en el banquillo que parece que se resiste a darle la titularidad indiscutible a Courtois.

El sacrificado entre los habituales en ataque fue Asensio, en el banquillo en detrimento de Isco. El malagueño, que intentaba partir desde su banda asignada, se movía constantemente por el centro, privando al equipo de la alternativa de la banda izquierda que ofrece Asensio desde esa posición, pese a ser también un jugador muy móvil.

Falta magistral de Isco

Modric se ha adueñado definitivamente de la media punta, claramente por delante del doble medio centro que plantea Lopetegui. La presión intensa del Madrid a la salida desde atrás de la Roma, con el croata a la cabeza, apretando por el centro, junto a Bale y Benzema, incomodó sobremanera al equipo italiano, que tampoco aprovechó el poco peligro que generó, sobre todo en las botas del turco Cengiz Under.

Isco, que había errado una de las muchas ocasiones claras de gol del Madrid, cerró el círculo al final de la primera parte, transformando la última en gol. Una falta al borde del área, provocada por el propio Isco, termino en el fondo de la portería de Olsen de forma magistral.

Goles de Modric y Mariano

En la segunda parte, los interiores de la Roma renunciaron a todo en pos de un empate que no estaba ni cerca de llegar. A cambio, Modric e Isco camparon a sus anchas por la zona de tres cuartos del ataque blanco.

Así llegó la sentencia, con Modric reafirmando sus argumentos para estar entre los mejores futbolistas del mundo. Un pase suyo, largo, profundo e intencionado, le dio a Bale la oportunidad de certificar con un gol su gran partido. Entraron Asensio y el debutante Mariano, ovacionado por el Bernabéu, que le aportó garra, algo de precipitación y pegada a la delantera blanca. El nuevo número 7 blanco cerró el partido con un disparo antológico desde fuera del área, un latigazo que levantó al Bernabéu, satisfecho con su equipo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *