La «app» deportiva Polar reveló datos de miles de militares y agentes secretos

La herramienta se nutría con los datos de sus usuarios como información personal de Facebook o geolocalización incluso en zonas restringidas, como la Casa Blanca o Guantánamo

La bomba caía hace unos meses: la aplicación de fitness más utilizada en el mundo, Stava, revelaba datos de lugares secretos del planeta gracias a que muchos militares la tenían instalada para monitorizar sus entrenamientos. Lo que no se ha sabido hasta ahora es que existía otra herramienta similar, llamada Polar Flow, que lo hacía aún peor. Hasta hace una semana, cualquiera con un poco de ingenio podía conocer no solo recorridos a pie, en bicleta o corriendo y nombres completos de miles de militares y agentes secretos que se movían por zonas sensible en guerra o por la Casa Blanca, sino tener acceso a fotos con sus hijos, sus patrones de comportamiento y la dirección de su casa.

La noticia saltaba tras la denunia de un soldado holandés destinado en Irak de la que se hacían eco los medios De Correspondent y Bellingcat. Todas las personas que se daban de alta en el servicio (al que le tenían que facilitar sus datos personales, incluidos nombres y perfiles de Facebook), daban su consentimiento para que su información estuviera en los archivos de la compañía Polar, una de las más importantes en el área de tecnología deportiva (y que incluye relojes inteligentes que llevaban preinstalada esta aplicación).

La empresa había habilitado un mapa (al que se accedía a través de la función «Explore» de la propia aplicación) que revelaba todas las rutinas que sus usuarios habían llevado a cabo desde 2014 con la intención de unir a aquellas personas que hacían ejercicio por la misma zona. Sin embargo, no tuvo en cuenta que muchos de sus más de 6.500 usuarios eran militares o agentes secretos en zonas sensibles, como Guantánamo, la Casa Blanca o bases militares en el Medio Oriente, el sur de Asia y África.

Ante la gravedad del asunto, Polar ha cerrado dicho mapa y ha emitido un comunicado admitiendo el error y pidiendo disculpas. Sin embargo, desde la compañía recalcan que no se ha producido ninguna filtración y que fueron los propios usuarios quienes ofrecieron su información personal de forma voluntaria. «Es importante comprender que Polar no ha filtrado ningún dato, y no ha habido violación de datos privados. Actualmente, la gran mayoría de los clientes de Polar mantienen los perfiles privados predeterminados y la configuración de datos de sesiones privadas, y en este caso no se ven afectados de ninguna manera. Si bien la decisión de participar y compartir sesiones de capacitación y datos de ubicación GPS es la elección y la responsabilidad del cliente, somos conscientes de que las ubicaciones potencialmente delicadas están apareciendo en los datos públicos, y hemos tomado la decisión de suspender temporalmente la API Explore», aseguran.

Polar señala que están analizando las mejoras en la privacidad de la función «Explore» y piden disculpas por «los inconvenientes» que ocasionara esta opción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *