Kim Kardashian confesó que nunca ha usado la piscina de su mansión

Así es la espectacular vida de la socialité

Hace ya un par de años que Kanye West y Kim Kardashian pudieron mudarse de una vez por todas a la propiedad californiana que adquirieron en 2013, tras unas intensas reformas que se alargaron mucho más de lo previsto y durante las cuales tuvieron que vivir bajo el mismo techo que la madre de la celebridad, Kris Jenner.

Finalmente el matrimonio ha conseguido crear el hogar familiar de sus sueños que definen como un ‘monasterio belga futurista’ y que funciona a un mismo tiempo como instalación de arte permanente y patio de juegos para sus cuatro hijos.

A la hora de diseñar el interior minimalista de las habitaciones y las zonas exteriores, la celebridad se convirtió en la voz de la razón que se encargaba de abogar por la funcionalidad y, como tal, mantuvo un tira y afloja con su marido acerca de si debían de incluir o no un jacuzzi junto a la piscina.

“Yo sí quería uno. El problema es que todo el mundo nos mostraba planos en los que estaba colocado a un lado y a Kanye no le gustaba en absoluto esa idea, pero a los niños les encanta nadar en el jacuzzi, así que yo no quería dar mi brazo a torcer”, ha explicado ella en la entrevista que ha concedido a la revista Architectural Digest para mostrar su vivienda.

Al final se decantaron por un término medio, creando una piscina poco profunda y con unos escalones muy anchos en los que los más pequeños pueden chapotear sin peligro, y que mantienen siempre caliente. Lo más irónico es que, después de darle tantas vueltas al proyecto, ella ni siquiera se ha metido en el agua en todo el tiempo que lleva viviendo en la casa. “Nunca he usado nuestra piscina, la verdad. ¿Te lo puedes creer? Pero aun así me encanta”, ha reconocido Kim.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *