Khabib liquidó a Conor McGregor y provocó una bronca monumental en UFC 229

Tras la pelea reinó la anarquía arriba y abajo del cuadrilátero del T-Mobile Arena

Khabib Nurmagomedov liquidó a Conor McGregor en la función UFC 299 realizada en el T-Mobile Arena de Las Vegas.

El ruso venció por sumisión al irlandés en el cuarto asalto con una guillotina. Khabib se llevó el triunfo con justicia en la esperada pelea estelar -denominada por la propia UFC como la “más grande de la historia”-,, retuvo el cetro Ligero y se mantuvo invicto (27-0).

Conor -quien no peleaba en las AMM desde noviembre de 2016– se quedó con 21-4.

Al final de la pelea se generó un batalla campal entre los componentes de los equipos de trabajo de ambos luchadores y tuvo que subir la policía al octágono después que un individuo no identificado también entró para golpear al McGregor que necesitó ser escoltado fuera del mismo por los agentes del orden y personal de seguridad, mientras era abucheado por los aficionados.

Antes que se diese el lamentable espectáculo final dentro y fuera del octágono, el luchador ruso cumplió lo que ya había adelantado, que iba a acabar con el mito de McGregor y a demostrar que era muy superior a él, como así lo demostró ante un lleno absoluto.

Nurmagomedov, de 30 años, se sintió ofendido durante la sesión de pesaje del viernes cuando recibió una patada por parte de McGregor, además que había llegado tarde al evento, lo que hizo que el peleador ruso considerase como una falta de “respeto” y de “clase”.

La pelea comenzó de manera dominante por parte de Nurmagomedov que ganó con facilidad los dos primeros asaltos, con un excelente trabajo de manos al conectarle un gran derechazo a McGregor que sintió los efectos y aunque se recuperó, de inmediato fue mandando a la lona por el campeón.

Al final pudo recuperarse y McGregor sobrevivió al primer asalto, pero en el segundo volvió a ser dominado y su única virtud fue el mantenerse en pie y tratar de seguir en la pelea.

Algo que hizo en el tercero, el mejor que tuvo el luchador irlandés, que se mantuvo en pie y aunque Nurmagomedov lo sorprendió con algunas manos derechas en el interior, McGregor hizo un buen trabajo al cuerpo que le permitió acercarse en las puntuaciones.

Pero en el cuarto, de nuevo Nurmagomedov dominó por completo a McGregor al golpearlo en el suelo e incluso consiguió una caída en el juego de pie, antes de bloquear el cuello para provocar la sumisión a los 3:03 minutos de acción del asalto.

Luego, por primera vez, en la UFC, sucedió el incidente bochornoso de las agresiones entre el personal de ambos luchadores y los organizadores, encabezados por el presidente de la máxima organización de las artes marciales mixtas, Dana White, decidieron que no hubiese entrega del cinturón de campeón.

El presentador declaró ganador al ruso después de que los luchadores hubiesen abandonado minutos antes el octágono y la policía de Las Vegas decidiese darles escolta a ambos para que pudiesen abandonar el recinto del T-Mobile Arena.

Mientras que ya se discutían las posibles multas que serán impuestas a los responsables que generaron el incidente antideportivo tras concluir la “histórica” pelea.

Se cree que la responsabilidad fue de ambos luchadores cuando al concluir la pelea, primero Nurmagomedov se fue hacia el rincón de McGregor, aparentemente para pegar a su entrenador, Dillon Danis.

La acción del luchador ruso, que nunca consumó ninguna agresión porque regresó a su esquina, fue lo que dio paso a la pelea multitudinaria que también será “histórica” como lo fue el combate.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *