Kanye West, a lágrima viva en su primer acto de campaña electoral

El rapero cambia la túnica por el chaleco antibalas en un mitin polémico donde ha hablado sobre aborto, las armas y la esclavitud

Este domingo el rapero Kanye West cambió la túnica ‘nude’ de sus servicios dominicales ‘cools’ por el estilo Marine con chaleco antibalas y un número ‘2020’ perfilado en su cabeza, en su primer acto de campaña tras anunciar su candidatura a la presidencia de EEUU. Unos cientos de lugareños de Carolina del Sur acudieron con invitación y mascarillas al acto, en el que pudieron ver llorar a lágrima viva al músico y magnate de las zapatillas, amén de esposo de Kim Kardashian. El auditorio, en pie -no había sillas- y sin guardar la más mínima distancia de seguridad, fue haciendo mutis por el foro a medida que el cristiano renacido de ‘Jesus is king’ (2019) farfullaba ideas inconexas y peregrinas como que si llega a la Casa Blanca le dará un millón de dólares a las mujeres que tengan un hijo. Tal cual.

West, cuyo anuncio de que se presentaría a las elecciones de noviembre provocó a principios de este mes una gran polémica sobre si simplemente buscaba publicidad o incluso favorecer las opciones de reelección del presidente estadounidense, Donald Trump, estrenó su incipiente campaña en la localidad de North Charleston.

Un raro discurso

Con su chaleco antibalas con la palabra «seguridad» combinado con unas deportivas de última generación, el artista abordó temas de diversa índole. Preguntado desde la audiencia sobre el aborto, West se puso a llorar al recordar cómo su padre quiso interrumpir el embarazo de su madre y que él pensó en hacer lo mismo cuando su esposa, Kim Kardashian, se quedó encinta. «Casi maté a mi hija North», reveló.

«Mi padre quería que mi madre abortara de mí. Pero mi madre me salvó la vida. No habría habido Kanye West porque mi padre estaba demasiado ocupado», declaró el cantante, que se derrumbó en ese momento. [Cabe recordar que el padre del rapero, Ray, fue miembro de los Black Panthers, y uno de los primeros fotoperiodistas negros del diario ‘The Atlanta Journal-Constitution’. Por su parte, Donda, su madre, fue la primera mujer afroamericana del departamento de inglés de la Universidad de Chicago].

Luego habló de forma ininteligible durante un minuto para exclamar luego: «¡Casi mato a mi hija! ¡Casi mato a mi hija!».

Sin embargo, el rapero precisó que cree que el aborto debe ser legal, pero propuso algo llamado «aumento máximo», que consistiría en dar «un millón de dólares o algo así» a las mujeres que tuvieran un bebé para disuadirlas de interrumpir su embarazo.

Armas y esclavitud

Otro punto de su controvertido mitin fue cuando afirmó que la célebre abolicionista afroamericana Harriet Tubman, que en el siglo XIX participó en una red clandestina para sacar del sur de EEUU a decenas de negros, «en realidad nunca liberó a los esclavos» sino que «hizo que fueran a trabajar para otra gente blanca».

Algunos de los pasajes de su discurso circularon por las redes sociales levantando polvareda, y algunos, incluso, han empezado a especular sobre la salud mental del cantante. Tal fue el delirio.

Una usuaria afroamericana de Twitter, por ejemplo, identificada como Toe Knee, ha difundido un vídeo con un corte del mitin sobre la abolicionista: «Kanye dijo esto y me fui inmediatamente. Vine a reírme un poco y lo conseguí. Pero cuando empezó a faltar al respeto, para mí se acabó», ha escrito.

Otro de sus temas fetiche, las armas, también salió a relucir en el acto del ganador de 21 Grammys. Además de pronunciarse en contra de un mayor control sobre las mismas al afirmar que «disparar pistolas es divertido», soltó que si la gente dejara de tener armas otros países podrían invadir EEUU y «esclavizar» a su población.

De fan a rival de su querido Trump

West había anunciado su candidatura a la presidencia el 4 de julio en Twitter, si bien, dos años antes, durante un encuentro con el mandatario Donald Trump en la Casa Blanca, el rapero se puso una gorra con el lema del multimillonario ‘Make America Great Again’ (Devolver la grandeza a Estados Unidos). Ahora, sin embargo, asegura haberle retirado su apoyo al republicano.

West no ha llegado a tiempo para inscribirse en la lista oficial de candidatos en varios estados, pero al menos figura en la de Oklahoma.

Algunos observadores creen que su campaña podría perjudicar a la del candidato demócrata Joe Biden, sobre todo en los estados más disputados, en los que Trump ganó por la mínima en el 2016 y donde los sondeos lo sitúan actualmente por detrás del exvicepresidente de Barack Obama.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.