George Michael, nos dice adios

Ha fallecido a los 53 años, según medios informativos ingleses, George Michael, uno de los grandes divos e iconos del pop británico con casi 4 décadas de trayectoria musical.

Albert Díez

Según su agente, el ilustre deceso se produjo «en la tranquilidad del hogar». ANNUS HORRIBILIS para la música: BOWIE,PRINCE, COHEN, PARFITT (STATUS QUO) el mismo 24 de Diciembre y ahora, un día después, GEORGE MICHAEL. Funesto 2016. Dolorosamente FATÍDICO.

El pentagrama no gana para sepelios. Una barbaridad. Las corcheas están invadidas de dolor mortuorio. No recuerdo un año tan devastador en ese sentido. Temas para el recuerdo de este londinense de planta y estética impecables, en mi humilde opinión: «Freedom», «Faith», «Father Figure», «One more try» (golpeadora y concienciadora como ninguna), «Careless Whisper» (que saxo tan sensual Dios santo), «Jesus to a Child», «Fast Love», «Wake me Up before you go-go» (para arrollar la pista de baile como un epiléptico compulsivo) o la MAYESTATICA «Spinning the wheel».

Original, rebelde pero a la vez sensible también. Con su barba de 1 semana y unas Gafas tintadas. Gesto aparentemente serio. Catalizador imparable, como galán musical que fue toda su vida, de la euforia femenina desenfrenada. Disparando la libido del sexo contrario. Ironia cruel del destino que feneciera en plena época navideña teniendo en cuenta que uno de sus hits más famosos en su época de WHAM fue «LAST CHRISTMAS». Es cierto que en los últimos tiempos no se prodigó en exceso en apariciones públicas y giras que denotaran un estado de forma óptimo. Reclusion y secretismo adornaron su último ciclo vital. Gran pérdida. Pues lamentablemente tal como reza el título de su aclamada canción, y son de esas noticias que nunca quieres anunciar, fueron sus últimas navidades.

Casi como una maldita premonición del año 84. RIP GEORGE.

Esa intro con el órgano eclesiástico casi te invita a las puertas del cielo…..hasta que irrumpen las botas camperas, los tejanos desgastados con rotos, una chupa de cuero negro con la palabra «Revenge» a su espalda y la barba de 4 días de este enorme seductor. Ritmo y guitarra acústica pegadiza como cosa mala. Corria el mes de octubre de 1987. Su primer álbum solista después de WHAM titulado también «FAITH» y sinceramente confieso, porque lo recuerdo como si fuera ayer siendo un adolescente imberbe de 14 añitos, que tuve la intensa sensación de que el estrellato para George no tenía ni límites ni fronteras. ¡¡Dominante!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *