FBI allana firma de moda en Nueva York por tráfico sexual de menores

En una demanda federal, 10 mujeres lo acusaron de tráfico sexual entre EEUU y Bahamas

Peter Nygård renunció como jefe del gigante internacional de ropa femenina que fundó con su nombre, horas después de una redada conjunta de NYPD y el FBI en sus oficinas ubicadas en el Distrito de la Moda en Manhattan, ayer.

El FBI y la policía de Nueva York allanaron las oficinas en Manhattan del magnate finlandés canadiense en medio de una investigación federal en curso sobre tráfico sexual, dijeron las fuentes.

Los federales están investigando las afirmaciones de que supuestamente Nygård le dio alcohol a jóvenes menores de edad en fiestas sexuales en su mansión de Bahamas, según fuentes policiales.

Nygård anunció el martes por la noche que renunciaría como presidente de Nygård International y cederá su interés de propiedad, informó New York Post.

Agentes federales y policías de la ciudad plenaron la sede de la compañía en 1431 Broadway y se llevaron al menos media docena de cajas de cartón.

Nicholas Biase, portavoz de la Oficina del Fiscal Federal de Manhattan, confirmó la redada del martes, pero se negó a proporcionar detalles.

Un vocero de Nygård dijo que las oficinas en Los Ángeles también fueron allanadas, pero el FBI y los fiscales federales no lo confirmaron.

La redada se produce inmediatamente después de una demanda federal presentada el 13 de febrero por 10 mujeres no identificadas que acusan al empresario canadiense de 78 años de “un plan de tráfico sexual durante décadas”.

Una de las acusadoras dice que tenía sólo 15 años en el momento del abuso. La edad mínima de consentimiento sexual en Bahamas es 16 años.

Según la demanda, el empresario playboy organizó regularmente veladas alimentadas por el sexo conocidas como “fiestas de mimos” en su lujosa mansión en el exclusivo Lyford Cay en Bahamas, que cambió al nombre “Nygård Cay” en 1992.

Las fiestas fueron “tanto para promover la marca de la compañía Nygård como para facilitar actos sexuales comerciales”, acusa la demanda.

Los abogados de los acusadores dijeron que tienen “más de 100 testigos” en el caso que incluye “docenas de víctimas”.

La demanda dice que él también usó el avión corporativo de Nygård International para “pasar de contrabando” a las mujeres y niñas entre sitios en EEUU y su propiedad en el archipiélago caribeño.

En una declaración el martes, el portavoz de Nygård, Ken Frydman, afirmó que las acusaciones fueron “fabricadas” por el multimillonario financista Louis Bacon, con quien Nygård se vio envuelto en una batalla legal que abarcó más de una década y generó más de dos docenas de demandas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *