El pulpo se pone de moda en EEUU y se convierte en “plato de lujo” en España

Los restaurantes estadounidenses están incorporando pulpo gallego en sus menús, una buena noticia para las empresas exportadoras, pero un problema para los clientes españoles

10,65 euros por kilo de pulpo. Es lo que se está pagando por este animal en las lonjas gallegas, un 76,6% más que hace dos años. Los precios del pulpo han crecido hasta tal punto que va camino de convertirse “en un plato de lujo, al nivel de los percebes o las almejas”.

Así lo considera ‘Cheché’ Real, presidente de la Federación Española de Hostelería (FEHR) en Lugo. “Este año hay problemas hasta en las casetas de pulpo de las fiestas de San Froilán, porque son precios tasados por el ayuntamiento y la subida es disparatada” (12,5 euros por ración frente a los 8,5 euros del año anterior), advierte. Algunos hosteleros españoles incluso han tenido que retirar este producto de carta porque no son capaces de asumir los costes.

No ocurre lo mismo con los restaurantes estadounidenses, que han empezado a incorporar el plato estrella de Galicia a golpe de talonario. Los congeladores están haciendo acopio de pulpo para venderlo fuera de España, como muestran las estadísticas oficiales de DataComex.

Las exportaciones de pulpo congelado a Estados Unidos se han disparado un 381% en apenas seis meses, un dato sin precedentes que se explica por el interés que ha despertado en la cocina estadounidense y por la llegada de reconocidos chefs españoles como José Andrés.

El ‘boom’ de turistas estadounidenses en España también influye, o así lo ve el secretario general de la patronal Cepesca, Javier Garat: el aspecto de “ese ‘bicho’ no les hacía gracia, pero han descubierto lo rico que está”. Y ahora la tendencia es imparable, como ya lo es en otros países asiáticos como Japón.

Garat aclara que una buena parte del pulpo que consumimos en nuestro país procede de Marruecos y Mauritania, pues es imposible cubrir toda la demanda interna con la pesca del mar Cantábrico. Máxime ahora, con menos pulpo disponible en el norte como consecuencia del cambio climático.

La oferta a la baja y el repunte de la demanda hacen que los precios se disparen hasta unos niveles históricos. Las trabas para sacar adelante el acuerdo de pesca entre Marruecos y la Unión Europea, todavía pendiente de ratificación en el Parlamento Europeo, no influyen en ningún caso porque esta especie está fuera del pacto. Los buques marroquíes son los únicos con licencia para pescarlo en sus aguas y exportarlo a España más tarde.

De comida de pobres a manjar de lujo

Real va más allá. La cantidad que se pesca en el norte de España no da ni para abastecer al público de Galicia, una zona donde la tradición de comer pulpo está muy arraigada. Pero no todo el mundo está dispuesto a pagar una ‘millonada’ por una ración de este producto, advierten los hosteleros.

“Estamos en una situación límite. La ración de pulpo ha subido tres euros en un año para que podamos cubrir costes, y eso se nota en el bolsillo del cliente”, explica Jorge Ezequiel, propietario de la pulpería Ezequiel, en Melide (Coruña).

Su restaurante es de los más baratos de la zona (9,50 euros por ración) porque compra toneladas de pulpo, su especialidad, pero sus competidores no suelen bajar de los 14 euros en Coruña o de los 12 euros en Lugo. A esta circunstancia hay que sumar el subidón de precios en aceite de oliva virgen, su acompañante en el plato.

El pulpo, el atún y el bacalao han pasado de ser “comida de pobres a lo más caro de la carta ahora mismo”, zanja Ezequiel. Los precios del pulpo pescado en lonjas gallegas hace casi veinte años apenas superaban los tres euros por kilo frente a los 10,65 euros de este año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *