El fotógrafo Terry Richardson, vetado por acosador

El grupo Condé Nast prohibe a sus cabeceras contratarle para sus sesiones de fotos

La industria de la moda veta a uno de sus fotógrafos fetiche, el estadounidense Terry Richardson, por acosador. Según el periódico ‘The Telegraph’, desde la cúpula del grupo editorial Condé Nast, que engloba a cabeceras tan punteras como ‘Vogue’, ‘GQ’. ‘Vantity Fair y ‘Glamour’, se ha prohibido, “con efecto inmediato” volver a trabajar con el fotógrafo Terry Richardson, de 52 años. Según el diario, la orden asegura que parar cualquier producción de fotos que hubiera planeada con él, o incluso cualquier fotografía suya ya realizada y aún por publicar, que debían ser “canceladas o sustituidas por otro material”.

La reacción se produce después de que ‘The Sunday Times’ se cuestionara por qué Richardson, a quien en su artículo consideraba “el Harvey Weinstein de la moda” por las numerosas acusaciones de abuso sexual sobre él desde hace años, sigue publicando fotos en esta industria.

Efectivamente, Richardson ha fotografiado la campaña de Valentino Resort 2018, firma un editorial de moda en el número de noviembre de la revista ‘W’ y recientemente ha hecho fotos para ‘Vogue China’ y GQ Alemania.

Richardson se hizo un nombre en la década de los 90 por sus fotos crudas y provocadoras, que recuperaba la estética porno de los años 70, con imágenes sexuales explícitas. En los 2000, era uno de los gurú de la imagen y autor de redaccionales de moda en numerosas revistas y campañas. A la par, ha trabajado con superestrellas de la música como Beyoncé, Madonna, Lady Gaga y Miley Cyrus. Y también ha firmado las imágenes de modelos desnudas de varios de los calendarios Pirelli.

Y todo mientras varias modelos le han acusado de abuso durante las sesiones de fotos. De hecho, hace tres años se puso en marcha la campaña #NoMoreTerry, que llamaba a boicotear a cualquier marca, persona o publicación que colaborara con él. El fotógrafo siempre ha negado tales acusaciones, alegando que se trataba de relaciones consentidas. En una carta en ‘Page Six’ llegó a presentarse como víctima de una “caza de brujas”.

A raíz del escándalo de Harvey Weinstein en Hollywood, la industria de la moda también está destapando los casos de abuso físico y verbal a los que muchas jóvenes se enfrentan, sobre todo al inicio de sus carreras. Con el ‘hashtag’ #MyJobShouldNotIncludeAbuse (“mi trabajo no debería incluir abuso”, en castellano) la ‘top’ y activista Cameron Russell está liderando una campaña en Instagram de visibilización de este problema. “El acoso y el maltrato siempre han sido ampliamente conocidos y tolerados”, ha asegurado una de las ‘tops’ de los 90′, Christy Turlington.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *