El «caso PSG», más deseo que realidad

La UEFA juzga los contratos y los pagos de Qatar al PSG, pero no anulará sus dos grandes fichajes

Neymar y Mbappé continuarán en el París Saint Germain al menos una temporada más, salvo que el club francés cambie sorprendentemente de postura y admita un traspaso multimillonario de última hora en el cierre del mercado. Lo que nunca sucederá, como algunos seguidores madridistas esperan, es que el PSG sea obligado por la UEFA a vender una de sus estrellas ante una hipotética sanción por incumplimiento del Fair Play Financiero. Nada más lejos de la realidad. Es sencillamente un sueño imposible de un verano carente de fichajes explosivos.

El diario ABC dialogó ayer con la UEFA y la situación no admite dudas. A instancias de Javier Tebas, presidente de la Liga, el máximo organismo del fútbol europeo se puso a investigar en mayor profundidad los contratos publicitarios y los presuntos pagos gubernamentales del estado de Qatar en favor del PSG. El dirigente español acusa al City, al Inter y a la entidad francesa, entre otros clubes, de falsear sus cuentas con contratos publicitarios inflados (los tres equipos) y con dineros estatales (PSG).

El equipo parisino fichó en la temporada pasada a Neymar y a Mbappé. El brasileño costó 225 millones. El francés, cuyo traspasó se valoró oficialmente 180 millones, fue inscrito en su liga nacional como cedido por el Mónaco, pues Al-Khelaifi no podía presentar 405 millones en fichajes en un mismo año, dato que violaría el Fair Play Financiero de la UEFA, dado que cubriría todo su presupuesto de la temporada.

Posibles sanciones burocráticas, no de fichajes

Tebas denuncia esos artificios económicos para fichar a grandes figuras y encarecer el mercado. El comité investigador de la UEFA debe dictar su veredicto en las próximas semanas. Puede castigar al club, pero no tiene por qué hacerlo antes del cierre del mercado, puede ocurrir a finales de septiembre. Y lo más importante es que, en toda hipótesis, no anulará los fichajes de Neymar y Mbappé. Una hipotética sanción grave al París Saint Germain puede suponer la prohibición de fichar por un año o la suspensión para disputar la Champions, pero no afectará a la devolución de futbolistas ya pagados, porque aunque Mbappé conste como cedido la operación es un traspaso y el Mónaco nunca ha denunciado un impago.

Tampoco se esperan, la verdad, esos dos escarmientos tan duros al PSG que hemos mencionado. El equipo parisino dialoga con la UEFA para cumplir el Fair Play «a la carta». Cada año vende jugadores para dejar bien las cuentas. Su intención de contratar a Rakitic y Filipe Luis expresa que está bastante poco preocupado.

Para el Real Madrid esto es otra tormenta de verano. El club blanco tiene claro que no hay caso. Sabe bien que Mbappé y Neymar no peligran ahora mismo para el PSG. Se ocupa más de solventar sus cuitas: Raúl de Tomás se marcha al Rayo y Mayoral se queda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *