Don Francisco acusado de acoso sexual: “Cambiaba favores sexuales a cambio de regalos”

La escritora y periodista Laura Landaeta, autora de la biografía de Don Francisco, reveló en el libro que cuatro mujeres fueron abusadas sexualmente por el “Gigante”.

En el libro “Don Francisco: Biografía no autorizada de un Gigante” se han dado a conocer supuestos casos de acoso sexual que el conductor chileno, Mario Kreutzberger, habría cometido contra varias mujeres que trabajaron a su lado cuando gozaba de la fama con “Sábado Gigante”.

Cuatro mujeres decidieron contar su verdad para el libro de la periodista chilena Laura Landaeta, quien además aseguró en una columna en un diario que el conductor chileno

Manifestó también que “hubo casos de acoso desmedido y abuso de poder, según los numerosos testimonios que recogí a lo largo de la investigación” y precisó que existe un “círculo de protección” a su alrededor, compuesto por rostros y líderes de opinión que reaparecen para la Teletón, reseña el portal web Trome.

Libro autobiográfico no autorizado de Don Francisco.

Denunciantes

Ana Isabel Gómez, quien estuvo como modelo del programa a finales de los ochenta, fue una de las mujeres que decidió denunciar.

De acuerdo a su testimonio, el conductor la instigó desde el primer momento, incluso cuando estaban en juicio.

Llegó a denunciar que intentó violarla en un hotel de Miami en 1988, pero el chileno negó todo cargo y recién en 1996, los abogados de ambas partes llegaron a un acuerdo extrajudicial.

Nanci Guerrero es una cantante argentina quien señaló a Don Francisco de tener conductas indecorosas y no le permitió manoseos y besos, por ello fue vetada y perseguida por él.

Tanto así, que demoró años en retomar su carrera, ya que, según cuenta, el conductor chileno se encargaba de usar su poder para que la veten de todos los lugares a los que ella acudía a pedir trabajo

Rosa Mundaca, era menor de edad cuando conoció a Don Francisco y, durante 1967, mantuvieron una fugaz relación.

Aseguró que su hijo Patricio Flores Mundaca fue producto de ese encuentro.

Este presentó una demanda de paternidad en el 2010 y se practicó el examen de ADN, pero resultaron negativos.

Sin embargo, en “Don Francisco: Biografía no autorizada de un Gigante” se señaló una falta de rigurosidad durante la toma de muestras llevadas por el propio conductor. Además, indican que el expediente se encuentra hoy desaparecido.

Ana López y su hija Lisette eran parte del público que asistió al programa “Sábado Gigante” en 1984.

La mujer cuenta que una persona del equipo de producción se le acercó a la joven de 16 años y le propuso conocer al presentador en los camarines. La madre la acompañó porque no se sintió segura.

Al verlas, Don Francisco dijo:

“Ah, pensé que vendrías solita. Mucho gusto señora solo quería saludar a su hija porque la encontré muy linda”. Al cerrar la puerta, Ana López oyó que él le decía a su productor “te dije que viniera sola, hu…”.

Landaeta, de acuerdo a los testimonios que pudo recoger en su investigación resaltó que:

«La impunidad con la que Don Francisco trabajaba en televisión usando a mujeres como objeto y cómo las propias mujeres de su equipo de trabajo hablaban de que el animador era ‘peligroso’”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.