Djokovic gana en 5 sets a un gran Zverev para alcanzar la final del US Open

Djokovic superó a Alexander Zverev por 4-6, 6-2, 6-4, 4-6 y 6-2 y enfrentará a Daniil Medvedev en la búsqueda por completar el Grand Slam: “Tengo que jugarlo como si fuera el último partido de mi carrera”

Novak Djokovic jugará el domingo ante Daniil Medvedev su final número 31 de Grand Slam –las mismas que Roger Federer– y su 9ª del US Open, récord en solitario en la Era Open, tras ganar la noche del viernes a Alexander Zverev por 4-6, 6-2, 6-4, 4-6 y 6-2 después de otra remontada.

“La atmósfera ha sido increíble. La mejor del torneo hasta ahora”, dijo Djokovic sobre la pista nada más terminar el partido, que duró 3 horas y 34 minutos. “Estos son los momentos, las oportunidades, con las que soñamos todos los días”.

Si Djokovic gana el domingo, se alzará con su “grande” número 21, superando los 20 de Roger Federer y Rafael Nadal. Además, logrará completar el Grand Slam (Australian Open, Roland Garros, Wimbledon y US Open) en un mismo año, algo que nadie conseguido en el tenis masculino desde Rod Laver en 1969.

“Sólo queda un partido. All in, all in. Tengo que poner todo mi cuerpo y alma en ese partido”, dijo Djokovic sobre la histórica oportunidad que tendrá el domingo. “Tengo que jugarlo como si fuera el último partido de mi carrera”.

A sus 34 años Djokovic, que ya se ha alzado con el trofeo en Nueva York en 2011, 2015 y 2018, es el finalista de más edad desde Andre Agassi  en 2005 (35 años).

Zverev, 24 años, había derrotado a Djokovic en su último enfrentamiento entre ambos, hace seis semanas en los Juegos Olímpicos de Tokyo, donde batió al serbio en la semifinal tras remontar el primer set. Dos días después logró la medalla de oro. El alemán llevaba 16 partidos seguidos ganados, desde su derrota ante Felix Auger-Aliassime en Wimbledon el 5 de julio.

Pero esta noche, sobre la pista del Arthur Ashe, todo eso no sirvió para nada ante la maestría de un Djokovic que analiza al rival como nadie y le va minando la moral con su juego hasta anular todas sus armas. Zverev jugó un partido excelente, de tú a tú, al número 1 del mundo. Pero en el parcial definitivo, agotado del esfuerzo físico y mental de los cuatro primeros sets, no tuvo piernas ni juego para hacer frente a un Djokovic perfecto.

“Alexander es un gran campeón. Es alguien a quien admiro dentro y fuera de la fuera pista. Es uno de mis mejores amigos, entreno mucho con él, nos vemos mucho. Es un gran jugador y un mejor tipo”, alabó Djokovic a su rival tras el choque, con el que ha jugado 10 veces, de las cuales ha ganado 7 con la de hoy.

Es el cuarto partido de Grand Slam este año que Djokovic gana en 5 sets, de los 27 que ha jugado… y ganado.

Un partido cerebral

Djokovic y Zverev jugaron un partido táctico y cerebral desde un primer momento que destacó por los largos intercambios en que ambos esperaban el fallo del rival.

El serbio arrancó el choque manteniendo su saque en blanco, pero con 4-4 cedió un break cerrando el juego con su primera doble falta del partido. Fue suficiente para que Zverev se llevara el parcial tras un “cañazo” de Djokovic en el último punto del set.

El segundo set cayó rápidamente del lado de Djokovic después de que Zverev perdiera su saque en el segundo juego, cerrando con una doble falta. Era el primer break point para Djokovic del partido. Seguro con su servicio, el serbio se llevó el set con facilidad.

El tercer parcial estuvo igualado, con cada defendiendo con su saque hasta el 5-4. Ahí Djokovic logró el break para hacerse con el set después de los mejores puntos del partidos, incluido un intercambio de 53 golpes que ha sido hasta ahora el más largo del torneo (por 15 golpes sobre el siguiente).

Pero Zverev no estaba muerto aún. Con paciencia desde el fondo de la pista logró puntos de break que Djokovic defendía una y otra vez con un excelente primer saque. Hasta que el alemán, con una derecha paralela tumbó la muralla serbia para llevarse un break en el tercer juego que supo defender hasta el final del set.

Pero el desgaste había hecho mella en Zverev que, vaciado, no pudo luchar en un set definitivo en el que Djokovic se puso 5-0. El número cuatro del mundo logró un break y aún dejó preciosos puntos en los juegos finales, pero el partido ya tenía dueño.

La final del domingo la jugarán el número 1 y el 2 del mundo. Para Medvedev será su tercera final de Grand Slam y segunda en el US Open tras su derrota ante Nadal en 2019. Este año perdió la final de Australia ante el propio Djokovic.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.