Diez trucos para optimizar las búsquedas de Google

Afinar al máximo las consultas asegura unos resultados más acertados

Buscar en Google es la cosa más habitual del mundo, un gesto a la orden del día en el que se pueden invertir muchos minutos al día y no siempre con buenos resultados. Para evitar perder el tiempo delante del buscador, existen trucos que ayudan a mejorar las búsquedas, que sean más exhaustivas y eficaces:

1. Signos de puntuación

Puntos, comas, tildes, signos de exclamación e interrogación al principio de la búsqueda… No hay que preocuparse por estas cosas, porque no afectan a la hora de buscar contenido. El lema de Google es cero complicaciones, por lo que el buscador no tendrá en cuenta lo bien (o mal) que se escriba. Tampoco afecta el uso de mayúsculas y minúsculas o escribir caracteres especiales como @#%^*()=+[], a no ser que alguno de ellos sirva para ejecutar un comando o búsqueda especial (el asterisco a modo de comodín, por ejemplo).

2. Errores ortográficos

Tampoco hay que ser estricto con la ortografía, puesto que el corrector ortográfico de Google utiliza de manera automática la ortografía más correcta o más común para aquello que se busca (esto último sirve para palabras homógrafas). No importa si se escribe gooogle en lugar de google o habia en lugar de había. Además de que los resultados son los mismos, después de realizar la búsqueda, justo debajo del recuadro se muestra un cartel que pone «resultados de» seguido de la palabra en cuestión.

3. Palabras claves

Antes de empezar a teclear, hay que pensar en qué es lo importante. Las respuestas serán las palabras clave, que no dejan de ser un conjunto de palabras que describen lo que se busca. Son palabras genéricas que actúan juntas de forma suficientemente específica como para dar un resultado. Por ejemplo, si se quiere buscar un vuelo barato para viajar a Cancún, no hace falta escribir más que vuelo barato Cancún, sin determinantes, adjetivos, adverbios o preposiciones.

4. Herramientas de búsqueda

Las herramientas de búsqueda son importantes y muy útiles en algunas ocasiones. Tras escribir lo que se desea encontrar, justo debajo del cuadro de búsqueda hay un botón que pone «Herramientas». Ahí se puede restringir la búsqueda por país o cambiarlo, pero también es posible modifica el idioma en el que se hace la búsqueda y acotarla a una fecha o periodo concreto.

5. Términos de búsqueda

Siguiendo con el lema cero complicaciones, el buscador de internet más universal no necesita muchos términos de búsqueda para ejecutar su labor. Con una sola palabra puede ser suficiente, pero lo normal es que usar dos o más palabras para definir mejor el objeto de la búsqueda y obtener muchos más resultados y más precisos. Y es que cada vez que se añadan palabras (y cuantos más vocablos se añadan) más se restringirá la búsqueda y más fácil será dar en la diana con el resultado que se pretende buscar.

6. Lenguaje web adecuado

Hay que procurar escribir en términos genéricos, adecuando las palabras a la web y sin personificar las consultas, para obtener mejores resultados. Un motor de búsqueda funciona haciendo coincidir las palabras que se escriben con la información que alberga internet. Por ejemplo, si se busca un remedio casero para paliar el dolor de cabeza, es mejor poner algo genérico como remedios caseros dolor (de) cabeza y no algo del tipo me duele la cabeza qué remedios caseros hay.

7. Palabras descriptivas

Cuanto más genérico, más resultados. Eso sí, con cuidado: las palabras deben ser descriptivas aunque se quiera hacer una búsqueda amplia porque, si no, no se obtendrán resultados relevantes. El ejemplo más claro lo pone Google en su página de ayuda. No es lo mismo buscar sonidos famosos si se quiere encontrar un tono de llamada popular que introducir en el cuadro de búsqueda tonos llamada populares. La búsqueda sigue siendo amplia para obtener resultados, pero como las palabras usadas describen bien lo que se necesita, dichos resultados serán más útiles.

8. Búsqueda avanzada

Saber cuándo se debe utilizar la búsqueda avanzada es muy útil. Se trata de una herramienta de búsqueda relativamente intuitiva en la que se pueden añadir más o menos filtros según las necesidades, por lo que puede ir bien si no se encuentra lo que se quiere una búsqueda convencional. En este tipo de búsquedas se pueden modificar parámetros como palabras o frases exactas, exclusión e inclusión de palabras, números, filtrar resultados por dominios, idiomas, regiones o actualizaciones, etcétera.

9. Páginas seleccionadas

Un truco bastante útil es utilizar un comando u operador para buscar páginas que tengan un contenido similar al de otra. De esta manera, escribiendo related: seguido de una URL se pueden obtener resultados parecidos que pueden ser de mucha utilidad. Un ejemplo muy claro a la hora de utilizar este operador es la búsqueda de recetas. Por ejemplo, si hay una página web con la receta del guacamole, pero no se explica bien o se busca una segunda versión, se puede usar seguida de related: para dar con otro sitio web que la tenga y comparar.

10. Intervalos entre números o fechas

Algo que desconoce mucha gente es que hay un pequeño truco para buscar intervalos con números, ya sean fechas, precios u otro tipo de cifras, y poder acotar los resultados de las búsquedas en función de ellos. Es algo tan simple como escribir el intervalo en cuestión con dos puntos entre medias de las cantidades (por ejemplo, 300..500). Este truco es especialmente útil para dar con acontecimientos históricos que ocurrieron en determinados periodos de tiempo o para que solo salgan resultados de compras entre dos precios si hay un presupuesto limitado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *