Cuba Gooding Jr. se declara culpable de tocar a la fuerza a una mujer en un club de Nueva York

El actor Cuba Gooding Jr., que había sido acusado por más de 20 mujeres de manosearlas o besarlas a la fuerza en encuentros que datan de hace más de dos décadas, se declaró culpable de un cargo de tocamientos forzados. Aunque no irá a prisión, debe completar seis meses más de tratamiento de modificación de conducta y alcohol que ha estado recibiendo desde 2019

Por Bernny García

Cuba Gooding Jr. se declaró culpable esta semana de tocar a la fuerza a una mujer en un club nocturno de Nueva York en 2018.

“Me disculpo por hacer que alguien se sintiera tocado de manera inapropiada. Soy una celebridad, cuando entro en contacto con la gente nunca quiero que se sientan menospreciados o incómodos de ninguna manera”, dijo el New York Times citando a Gooding en la corte cuando se declaró culpable.

La declaración de culpabilidad se produjo casi tres años después del arresto de Gooding en el caso que sufrió varias demoras mientras sus abogados buscaban que se redujeran o desestimaran los cargos y lo consiguieron, pues esto formó parte de un acuerdo con los fiscales que ahorra al actor ganador del Oscar una pena de prisión inmediata.

Sin embargo, la oficina del fiscal de distrito de Manhattan sí aclaró que Cuba debe continuar durante seis meses más en el tratamiento de modificación de conducta y alcohol que ha estado recibiendo desde 2019, y no debe tener nuevos arrestos.

Si sigue con éxito los términos y vuelve a declararse culpable del cargo menor, Gooding puede enfrentar una sentencia por tiempo cumplido. Si no cumple con los términos, podría enfrentar hasta un año de cárcel.

El arresto de Gooding Jr. en 2019 se derivó de los cargos iniciales de un delito menor de contacto forzoso y abuso sexual en tercer grado después de que una mujer lo acusó de agarrar su seno en el bar Magic Hour Rooftop Lounge de la ciudad de Nueva York.

Unos meses más tarde, fue acusado en dos casos adicionales cuando más mujeres se presentaron para acusarlo de abuso. Los nuevos cargos alegaban que pellizcó el trasero de una mesera después de hacerle un comentario sexualmente sugerente en TAO Downtown y tocó a la fuerza a una mujer de manera inapropiada en el club nocturno LAVO, ambos en 2018.

Esas mujeres, cuyas afirmaciones no dieron lugar a cargos penales, se encontraban entre otras 19 acusadoras a quienes los fiscales buscaban llamar como testigos.

Anteriormente se declaró inocente de otros seis cargos menores y negó todas las demás acusaciones. Sus abogados habían argumentado que las acusaciones intentaban convertir gestos “comunes” o mal entendidos en delitos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.