Celia Barquín Arozamena, la golfista española asesinada en Iowa

Un sin techo la asesinó porque, según uno de sus amigos, tenía “un impulso de violar y matar a una mujer”

La Policía ha confirmado que un hombre de 22 años de nombre Collin Daniel Richardas ha recibido cargos por e asesinato de la golfista española Celia Barquín Arozamena, quien fue encontrada muerta en un campo de golf de Ames, Iowa este pasado lunes.

Según los reportes, la causa de la muerte fueron multiples puñaladas en tórax, cabeza y cuello tras ser tomada por asalto por su atacante, un sin techo que vivía en una casa de campaña cercana a donde el cuerpo fue encontrado.

La golfista de 22 años nacida el 6 de julio de 1996 en Puente San Miguel, en Cantabria, España, era estudiante de Iowa State, en 2018 ganó el campeonato de la Big 12 y fue nombrada por los Cyclones como Atleta Femenina del Año.

La estudiante de Ingeniería Civil logró la calificación al United States Women’s Open Championship y de paso ganó el European Ladies Amateur Championship en Eslovaquia. La Universidad ha confirmado que realizarán un homenaje durante el partido de Futbol Americano contra Akron de este sábado.

Actualización:

Los últimos reportes aseguran que Richards apuñaló a Barquín Arozamena en el tórax, cabeza y cuello en repetidas ocasiones mientras la joven de 22 años intentaba defenderse. El presunto asesino arrojó posteriormente su cuerpo a un lago del campo de golf cercano al campus universitario de Iowa.

La policía confirmó los hechos en una conferencia de prensa celebrada este martes donde ha informado del amplio historial delictivo de Richardas.

Los hechos:

Celia Barquín fue encontrada el lunes por la mañana en un estanque en Coldwater Golf Links en Ames, luego de que la policía encontrara este lunes por la mañana el carrito de golf que usaba abandonado y sin nadie alrededor, por lo que inspeccionaron la zona y hallaron el cuerpo a cierta distancia de la bolsa.

Fue un perro de la Policía quien dio con el atacante tras rastrear el olor de Barquín Arozamena hasta una tienda de campaña en donde encontraron a Richards con varios rasguños en la cara y una profunda herida en su mano izquierda que trató de ocultar.

Un conocido de Richards dijo a los investigadores que el sospechoso había dicho en los últimos días que tenía “un impulso de violar y matar a una mujer”.

Otro conocido suyo dijo que Richards llegó a su casa “despeinado, cubierto de sangre, arena y agua” y que después de bañarse se fue para su casa. Poco después de conocer estos datos, los investigadores recuperaron unos pantalones cortos con manchas de sangre que Richards había entregado a dos amigos después del asesinato.

La familia de la golfista ha confirmado que no viajará a los Estados Unidos y que está en contacto con las autoridades españolas en Washington para acelerar la repatriación del cuerpo de su hija.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *