¿Carne y cáncer? El sector gasta 100.000€ en paliar la penúltima crisis de la OMS

El pasado octubre, un panel de 22 expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) dictaminó que comer carne procesada -salchichas, hamburguesas, embutidos- aumenta el riesgo de sufrir cáncer.

Los científicos aseguraron que este tipo de alimentos son “carcinógenos para los humanos”, por lo que los incluyeron en el grupo de sustancias más peligrosas para la salud junto a otras como el tabaco, el alcohol o el plutonio. Asimismo, establecieron que las carnes rojas también son “probablemente carcinógenas”.

Sus informes, publicados inicialmente por el ‘Daily Mail’, provocaron una enorme reacción en la población y, sobre todo, en el sector cárnico de todo el mundo, que reaccionó de muy diversas formas. En España, la interprofesional de la carne puso en marcha una campaña de lavado de imagen, que encargó a una empresa británica especializada en reputación, con el fin de trasladar a los ciudadanos los puntos positivos de los productos defenestrados por la OMS.

La operación, que fue planteada en tres fases, continúa aún y ha costado más de 100.000 euros al sector, que gastó casi 24.000 euros -la mayor partida- en analizar los estudios científicos referenciados por la organización mundial e identificar otros estudios científicos publicados durante los últimos cinco años sobre la misma materia -la relación de la carne con el cáncer- con el fin de poder contrarrestar las conclusiones con argumentos racionales.

La empresa de relaciones públicas, Sprim, elaboró un documento dirigido a profesionales de la salud con el fin de influir en esos creadores de opinión, elaboró un vídeo infográfico explicativo y abrió un gabinete de coordinación de comunicación de crisis, contrató a expertos como colaboradores y desarrolló una web en la que los promotores han invertido 52.000 euros, la mayor parte destinados al posicionamiento del portal.

La interprofesional cárnica está conformada por cuatro asociaciones sectoriales que agrupan a cada uno de los gremios en función del animal del que procede el producto. En concreto, se trata de Interporc, que aglutina a los empresarios que elaboran derivados del cerdo blanco; Interovic, que acoge a los profesionales del ovino; Provacuno, que agrupa a las sociedades que tratan carne de vaca; y Asici, dedicada al cerdo ibérico.

El informe de la OMS, elaborado por la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer (dependiente del organismo internacional), elevó las carnes procesadas a la categoría de sustancias nocivas como las mencionadas y propuso que la carne roja pasara a formar parte del grupo de aquellas que son “probablemente cancerígenas para humanos”. Según la agencia -que hablaba fundamentalmente de cáncer de intestino, páncreas y próstata-, esta última estaba en un nivel más bajo porque las probabilidades de que provocara la enfermedad eran menores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *