Aprende a disminuir calorías en tus bebidas

Aunque cuidemos cada bocado que nos llevamos a la boca, y sin siquiera darnos cuenta, podríamos estar incorporando montones de calorías vacías, que atentan contra nuestro objetivo de estar saludables.

¿De dónde provienen estas «enemigas»? ¡De las bebidas! Descubre por qué aquello que pones en tu vaso podría estar engordándote.

Lo que el vaso esconde

Dos de cada tres adultos y uno de cada tres niños en EEUU están excedidos de peso, asegura el sitio de la Universidad de Harvard. ¡Y las bebidas azucaradas contribuyen a que esto ocurra! Es que la mitad de la población las consume a diario, lo cual se traduce en montones de calorías «vacías” (es decir, sin nutrientes).

En promedio, una lata de refresco azucarado o de ponche de fruta aporta 150 calorías. El equivalente a 10 cucharaditas de azúcar de mesa, detalla el portal mencionado. Así, de consumir tan solo una lata por día, sin recortar calorías de otros alimentos, podríamos subir más de 2 kilos (5 libras) en un año.

Por eso, cuidar lo que bebes es clave para bajar de peso. Descubre cómo lograrlo, en este video con claves de la Asociación Americana de Diabetes.

Más allá de las calorías

Otros puntos en contra de las bebidas azucaradas, según la Universidad de Harvard, son:

– No dan la misma sensación de saciedad que los alimentos sólidos, por lo que podríamos seguir comiendo, aun habiendo incorporado muchas calorías líquidas.
– Podrían estimular nuestras ganas de comer otros alimentos dulces y ricos en carbohidratos.
– Cómo reducir las calorías de tus bebidas
– Para lograrlo, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) proponen:
– Elegir leche descremada para tu latte de la mañana (la diferencia entre un latte mediano con leche entera y uno pequeño con leche fat-free es de 140 calorías).
– Optar por agua o sodas diet en el almuerzo (puedes ahorrarte 227 calorías de una botella de 20oz. de un refresco azucarado).
– Reemplazar el té helado de la máquina expendedora de bebidas por agua carbonatada, saborizada naturalmente con limón y sin azúcar (puedes ahorrarte 180 calorías).
– Sustituir el vaso de ginger ale de la cena (124 calorías) por agua con rodajas de limón o lima (0 calorías). También podrías optar por agua de seltz con un toque de jugo de fruta 100% (unas 30 calorías).

Así que ya lo sabes: además de prestar atención a aquello que comes, checa tus bebidas. Si tienes dudas, ¡consulta al médico!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *