Amazon presenta Alexa en español

El asistente llega acompañado por un ecosistema de seis dispositivos inteligentes Amazon Echo

Por José Manuel Nieves

Después de más de dos años en los mercados de habla inglesa, donde ha vendido ya decenas de millones de dispositivos, Alexa, el famoso asistente de Amazon, ha aprendido por fin español y aterriza, hoy, en nuestro país. Y ha llegado a lo grande, de la mano no de uno, sino de seis diferentes dispositivos de la familia Echo. Todo un «echosistema» que, además, va más allá de los altavoces inteligentes y que pretende instalarse para siempre en nuestros hogares.

Como sabemos muy bien, Alexa es un asistente de voz «inteligente», basado en su capacidad de aprendizaje (Machine learning) y la tecnología Cloud, que se nutre de las «experiencias» de millones de usuarios y que es capaz de transmitir todo ese conocimiento a cada nuevo dispositivo que se conecta.

El más famoso de esos dispositivos, aunque no el único, es el altavoz inteligente Echo, que da nombre a toda la familia. De forma cilíndrica, 821 g de peso y dimensiones reducidas (148 mm de alto por 88 mm. de ancho), está equipado con una serie de siete micrófonos omnidireccionales que son capaces de detectar la voz de una persona en cualquier lugar de una habitación. Se interactúa con él a través de la voz, incluso si nos encontramos en un ambiente ruidoso, como puede ser la cocina o una reunión de amigos en el salón. Gracias a su tecnología de cancelación de ruido, Alexa nos oirá, nos entenderá y nos dará una respuesta.

La palabra que deberemos pronunciar para activar Echo es «Alexa». Solo después de ese momento el altavoz empezará a «escuchar» lo que decimos y podrá comprender y obedecer nuestras órdenes. Sin ese comando «llave» para activarlo, el dispositivo permanecerá inerte y mudo, de forma que no comprometerá nuestra privacidad. Incluso existe un botón físico en su parte superior, llamado «Mute», con el que podemos silenciar por completo el dispositivo. Al hacerlo, el borde superior se ilumina con un llamativo anillo de luz roja que nos permite saber, desde lejos, si el altavoz está o no escuchando. Cuando está activdo, el anillo de luz pasa a ser azul.

El equipo incorpora también un Woofer de 2,5 pulgadas y un Tweeter de 0,6 pulgadas, dos altavoces (uno de graves y otro de agudos) con sistema Dolby que están especialmente pensados para escuchar música. Se le puede pedir que ponga cualquier canción de Amazon Prime Music, que incluye dos millones de títulos para usuarios de Amazon Prime, pero también es posible integrar nuestras cuentas de Spotify (puede reproducir listas completas) o Deezer. Se quedan fuera, por ahora, los servicios de música de Apple y de Google. Ambas compañías, en efecto, han puesto en el mercado sus propios altavoces inteligentes.

Si queremos tener una calidad musical superior, Amazon también ha presentado un potente subwafer, Echo Sub, que dará mucha más profundidad a los graves.

No solo música

Por supuesto, sus funciones no se quedan ahí. De hecho, podremos hacer preguntas e incluso entablar breves conversaciones con Alexa sobre asuntos tan dispares como Deportes o Gastronomía. A través de los dispositivos Echo, Alexa nos responderá al instante con un lenguaje natural, y haciendo alarde de un fino sentido del humor. No es broma. Podemos incluso pedirle que nos cuente un chiste, y «ella» lo hará.

Responsables de Alexa en España explican que Amazon detectó muy pronto la necesidad de formar un equipo que enseñara al asistente a hablar en nuestro idioma. La simple traducción del inglés, en efecto, no era suficiente. Y es que cada idioma tiene su propia estructura y características, diferentes a las de todos los demás. En España, por ejemplo, existen múltiples acentos y dejes, de forma que un gallego no pronunciará una frase igual que un andaluz o un catalán.

Además, un gran número de vocablos ambiguos dificultan aún más la tarea. Palabras como «pon», por ejemplo, pueden ser utilizadas en contextos tan diferentes como «pon el agua a calentar» y «pon algo de música de los ochenta». El equipo de Amazon fue entrenando a distintos modelos de reconocimiento de voz y, en la actualidad, la tasa de comprensión de nuestro idioma por parte de Alexa es superior al 90 por ciento, similar a la de un ser humano. Gracias a su capacidad de aprendizaje, además, Alexa se hace cada día más y más inteligente. Cuanto más se utilice, más aprende.

La voz de Alexa es femenina, y fue necesario que los expertos escucharan un gran número de voces para construirla y perfeccionarla hasta el punto de sonar natural, como la de una persona más. Según Amazon, ahora Alexa es española, habla muy bien el idioma y tiene, incluso, su propia personalidad. El asistente lleva ya más de un año aprendiendo las ciudades, las diferencias entre comunidades, las personalidades destacadas de nuestro país, nuestro peculiar sentido del humor, el refranero y los resultados deportivos, por poner solo algunos ejemplos.

Si le decimos «buenos días», Alexa nos saludará y nos «regalará» una efeméride, o una noticia del día. También podemos pedirle que nos haga un resumen de las principales noticias, e incluso especificar si queremos escuchar el último boletín de noticias de RTVE o si preferimos que nos cuente lo más destacado que publica el diario ABC.

Por supuesto, Alexa también hace gala de amplios conocimientos de contenidos generales. Apoyándose en fuentes como el diccionario de la RAE o Wikipedia, entre otras, podemos preguntarle desde «qué es un agujero negro» a «Quién es Pedro Sánchez». Cuando se le formula una pregunta, Alexa busca en la red múltiples respuestas, compara las reacciones a cada respuesta en el las diversas fuentes y selecciona la que le parece mejor o más acertada.

La familia, al completo

Junto a Echo, Amazon también trae a España un modelo más sofisticado y potente, que responde al nombre de Echo Plus. Algo más bajo y ligero (780 g), pero más grueso que Echo (148 mm de alto por 99 de ancho), dispone de mejores altavoces (Woofer de 3 pulgadas y Tweeter de 0,8) y tiene la capacidad de controlar otros dispositivos del hogar digital (luces, climatización, etc) sin necesidad de pasar por un Hub externo, ya que lleva uno incorporado. Echo Plus, además, cuenta con su propio sensor de temperatura, por lo que nos puede decir en cualquier momento los grados que hay en la habitación.

Mucho más compacto y reducido, apenas algo más ancho que Echo (99 mm), pero no más alto que un donut (43 mm), llega también Echo Dot, que con sus 300 g de peso es el más pequeño de la familia. Tiene todas las funcionalidades de Alexa, pero con un único altavoz de 1,6 pulgadas, mucho menos potente, por lo que no es el ideal para aquellos que quieren escuchar música, aunque sí para todos los que prefieran centrarse en las capacidades inteligentes de Alexa.

La nueva familia de dispositivos de Amazon incluye también a Echo Spot, el único que cuenta con una pantalla (de 2,5 pulgadas). A primera vista recuerda a un reloj despertador (la pantalla, en efecto, muestra por defecto un reloj), pero cuenta exactamente con las mismas funciones que los demás. De forma que si le preguntamos por el tiempo, además de escuchar la respuesta, podremos verla también en la pantalla. Terminada la consulta, volverá a apafrecer el reloj. Las dimensiones de Echo Spot son 104 x 97 x 91 mm, y su peso de 419 g. Cuenta con cuatro micrófonos y es posible conectarlo a otros dispositivos, como cámaras de vigilancia, y pedirle que nos muestre lo que está pasando en otra habitación. También podremos hacer videoconferencias.

Por último, Amazon presentó un enchufe, llamado Echo Smart Plug, que tiene la virtud de convertir en «inteligente» a cualquier dispositivo que conectemos a través de él, de forma que podremos controlarlo con Alexa a través de cualquier otro miembro de la familia Echo.

De esta forma, podfemos tener varios dispositivos Echo en diferentes lugares de la casa. Cuando queramos preguntar algo, siempre nos contestará el que esté más cerca de nosotros en ese momento.

Divertidos y muy fáciles de usar, todos los dispositivos irán adquiriendo más funciones y capacidades a medida que Alexa aprende. Algo que puede hacer gracias a la colaboración de desarrolladores externos, que pueden crear nuevas aplicaciones y capacidades (Amazon las llama «skills») para Alexa. Hasta el momento, Amazon ha llegado ya a acuerdos con más de 300 compañías en español, entre ellas el periódico ABC, Cabify, Uber, Renfe o Iberia. De hecho, podemos preguntar a Alexa por el estado de nuestro vuelo o tren, aunque aún no es posible realizar compras directamente.

En cuanto a los precios, el altavoz Echo cuesta 99,99 euros, Echo Dot 59,99 euros, Echo Plus 149,99 euros, Echo Spot 129, 99 euros, Echo Sub 129,99 euros y el enchufe inteligente Echo Smart Plug, 29,99 euros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *