A pesar de los problemas, Miami no baja la guardia en Cincinnati

Giancarlo Stanton puede no estar más en lo que resta del 2016, pero el espíritu de guerra parece que sigue del lado de los Marlins en las buenas y las malas.

Los peces se sobrepusieron a una expulsión del manager Don Mattingly y a un colapso de su relevo para imponerse 6-3 a los Rojos de Cincinnati, el lunes en la noche en el comienzo de una serie de cuatro encuentros.

Justo cuando las noticias no pueden ser peores para Miami con la pérdida de Stanton durante unas seis semanas y de Adam Conley por quién sabe qué tiempo, el equipo contó con una buena actuación de David Phelps.

El derecho, que comenzó la temporada en el bullpen, apeló a su experiencia previa como abridor y trabajó de forma sólida a lo largo de 5.1 entradas en las que permitió cuatro imparables y dos anotaciones.

Phelps contó con el apoyo de su ofensiva desde la misma primera entrada cuando Martín Prado remolcó una en las piernas de Dee Gordon, mientras Chris Johnson y Marcell Ozuna sacaban pelotas en los capítulos cuarto y sexto.

El propio Johnson se encargó de traer la cuarta de su equipo para el plato en la sexta con un doble y valga decir que esta rayita resultó decisiva en medio del levante de los locales, aprovechando lagunas en el pitcheo de segunda línea.

Tras la partida de Phelps, Brian Ellington, Hunter Cervenka y Dustin McGowan se las ingeniaron de mala manera para dejar la ventaja en la mínima y poner el juego en una situación dramática.

Scott Schebler le había pegado un cuadrangular a Phelps en la segunda y en la sexta recibió base por bolas con las bases llenas para impulsar una carrera forzada, antes de que un error en tiro de Adeiny Hechavarría abriera la puerta a la tercera de los Rojos en el séptimo.

Afortunadamente, un hit de piernas de Gordon en la octava trajo dos para la seguridad de los Marlins.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *