A los 43 años muere la araña más longeva del mundo

El ejemplar, conocido por los investigadores como Número 16, supera el anterior récord mundial

Una hembra de la especie ‘Giaus villosus’, conocida por los investigadores como Número 16, ha muerto con 43 años como la araña más longeva de la que se tiene constancia. Un estudio publicado en el Pacific Conservation Biology apunta a que este ejemplar habría usurpado el anterior récord mundial ostentado por una tarántula de 28 años hallada en México.

Leanda Mason, autora del hallazgo e investigadora de la Facultad de Ciencias Moleculares de la Vida de la Universidad de Curtin, destaca: «Hasta donde sabemos, esta es la araña más vieja jamás registrada, y su importante vida nos ha permitido investigar más a fondo el comportamiento de la especie y la dinámica de la población».

El estudio sobre esta población de arañas empezó en el 1974 de mano de la investigadora Barbara York Main, quien analizó durante 42 años la presencia de estos animales en la región central de Wheatbelt en el oeste de Australia. Según los datos recogidos por la investigación, las Giaus Villosus tienen una vida útil más larga debido a su «naturaleza sedentaria» y «bajo metabolismo».

El hallazgo de Número 16 abre las puertas a nuevos estudios sobre la longevidad de las arañas en entornos nativos. Grant Wardell-Johnson, coautor del estudio y profesor asociado de la Facultad de Ciencias Moleculares y de la Vida y director adjunto del Centro para la Restauración de Sitios Minerales (CMSR) del Australian Research Council (ARC), destaca: «Mediante nuestra investigación continua podremos determinar cómo las tensiones futuras del cambio climático y la desforestación tendrán un potencial impacto en la especie».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *