6 alimentos contra la inflamación que debes agregar a tu dieta ya

Un poco de hinchazón en el abdómen está bien, pero cuando nuestros regímenes causan tanta inflamación interna debemos compesarlo ingiriendo otros alimentos

La inflamación es una respuesta que tiene el sistema inmunitario para proteger el organismo de infección y lesiones. Su finalidad es localizar y eliminar el tejido dañado para que el cuerpo pueda empezar a recuperarse. Y las dietas actuales no ayudan. “Un poco de abultamiento está bien, es la forma en la que nuestros cuerpos responden a una lesión o invasión. El problema es cuando nuestros regímenes causan tanta inflamación interna que aumentan las probabilidades de sufrir problemas de salud derivados, como ataques de sueño, dolores de cabeza, molestas en las articulaciones, enfermedades del corazón e incluso algunos cánceres”, asegura la nutricionista Candice Seti, recoge ‘Byrdie’.

Hay alimentos que nos hinchan, pero hay otros que combaten esta inflamación. “En particular, los ricos en ácidos grasos omega-3 y en antioxidantes”, detalla la experta, quien propone una lista de ellos para que podamos incorporarlos a nuestra dieta diaria.

1) Pepinos

Este vegetal es rico en potasio y magnesio, por lo que ayuda a eliminar las toxinas y los líquidos acumulados en el cuerpo. Los pepinos también contienen fitonutrientes, que trabajan para inhibir las enzimas proinflamatorias. Además, son una gran fuente de vitamina C, beta-caroteno y manganeso, los que, según Seti, ayudan a frenar la inflamación.

Además, es un alimento que fácilmente se puede incorporar en tu día a día. Puedes tomarlo en un batido verde, con manzanas y espinacas; o como ingrediente de la ensalada.

2) Cúrcuma

“La cúrcuma es una de las especies antiinflamatorias más conocidas y por muy buenas razones. Contiene curcumina, un polifenol estrechamente relacionado con la reducción de los niveles de azúcar en sangre, oxidación y con aquello que desencadena el exceso de inflamación celular”. Esta especie también puede impulsar el proceso de desintoxicación natural del hígado.

Puedes añadirla a tu dieta como condimento en las sopas o curries. Los expertos recomiendan asimismo agregar cúrcuma y canela a tus bebidas con leche de almendras para darle más sabor y color.

3) Pescados azules

El exceso de inflamación en el cuerpo a menudo se corresponde con una deficiencia de ácidos grasos omega-3, explica Seti, por lo que es importante añadir a tu dieta aquellos alimentos que lo contengan, como es el pescado graso. Pescados azules como el salmón, la trucha, la sardina o el arenque. En concreto el salmón, aporta gran cantidad de proteína de elevado valor biológico, alrededor del 18%, vitaminas, sobretodo del grupo B, A y D, y minerales como el tan importante y a veces escaso en nuestra dieta, yodo.

Así pues, tomar salmón tendrá efecto, no solo sobre nuestra salud cardiovascular, también sobre la salud ocular, el mantenimiento de los huesos y el funcionamiento de la tiroides, entre otros.

4) Té verde

Una de las maneras más fáciles de hacer su dieta más antiinflamatoria es comenzar cada mañana con un té verde. Según Seti, los antioxidantes en este ‘superalimento’ ayudan a combatir la inflamación intestinal, así como el cáncer. Al respecto, el Instituto Nacional del Cáncer (INC) tiene en su web un apartado sobre esta bebida con los datos conocidos hasta ahora: se piensa que los polifenoles, sustancias químicas de las plantas en las que se incluyen las catequinas, y que están más presentes en el té verde que en el negro (y parece que más en el preparado que en las bolsitas listas para beber), son antioxidantes. “Tienen una considerable actividad captadora de radicales libres y pueden proteger a las células de sufrir daños en el ADN causados por las especies reactivas al oxígeno. Se ha demostrado en estudios de laboratorio y con animales que también inhiben la proliferación celular en los tumores”.
Asimismo, en otra investigación de laboratorio se comprobó el buen efecto del té verde para combatir la obesidad provocada por las malas dietas y el síndrome metabólico (o de resistencia a la insulina) en ratones alimentados a base de grasa. En 16 semanas de tratamiento con extracto de la bebida se redujo su masa corporal, disminuyó su glucemia en ayunas y su nivel de insulina plasmática y bajó su resistencia a esta.

5) Cebollas

El ajo y la cebolla son muy ricos en quercetina, un flavonol presente en muchas verduras y frutas (la que más tiene es la manzana) con propiedades antiinflamatorias y antioxidantes. Si queremos aprovechar sus propiedades, dado lo indigesto de ambos vegetales en crudo, lo mejor es que nos acostumbremos a añadirlos a todos nuestros guisos.

6) Arándanos

Los arándanos son una de las frutas favoritas de los nutricionistas, ya que tienen niveles extraordinariamente altos en antioxidantes y fibra. Seti asegura que los fitoquímicos que contienen son especialmente eficaces en la reducción de la inflamación. Puedes agregarlos en los batidos, ensaladas o comerlos solos a cualquier hora del día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *